sábado, 15 de marzo de 2014

100 años de la creación del Sindicato Agrícola Católico de Redecilla del Camino

100 años de la creación del
Sindicato Agrícola Católico de
Redecilla del Camino
19/03/1914
19/03/2014
 

Servi Villar Barrio
Redecilla del Camino (1914-1926)

 
 

El Sindicato Agrícola Católico de Redecilla del Camino se fundó el día 19/03/1914 y se disolvió 20/06/1926.
 
Durante doce largos años cumplió perfectamente con los fines para los que fue creado, colmando las ilusiones de sus socios, unas veces con mayor acierto que otras, pero siempre luchando honradamente en la defensa de sus intereses económicos.
 
Sello del S.A.C de Logroño
Una vez que el  sindicato se puso en marcha, sus socios decidieron federarse, como otros sindicatos municipales o comarcales, dentro del Sindicato Agrícola Católico de La Rioja, que, a su vez, estaba confederado en el Sindicato Nacional Católico, con el fin de conseguir mejores precios, tanto en la venta de sus productos, como en la adquisición de medios de producción y de artículos de alimentación para el sustento familiar.

En un principio, todos los socios eran agricultores de Redecilla del Camino, para –posteriormente- aceptar la inclusión, como socios, de agricultores de Castildelgado, Bascuñana, y otros pueblos.
Así mismo, es de destacar la colaboración en labores de organización y administración del cura párroco D. Valentín Martínez y de los maestros D. Norberto Calvo, D. Fernando Polo y D. Joaquín Jiménez, a los que también se considera socios del sindicato.
 
Realizaron reuniones con el fin de estudiar la conveniencia de crear una  “cooperativa de consumo y otra de trabajo y producción en común”, pero no cristalizaron en nada; ya que el carácter individualista de los agricultores y la desconfianza mutua,  eran más fuertes que el convencimiento de que obtendrían beneficios económicos importantes.
 
En 1.916 se tuvieron reuniones con otros sindicatos para el estudio de un proyecto para montar una fábrica de superfosfato entre todos ellos, pero al final  se quedaron solas ante el peligro las Federaciones de Castilla y León. Desconozco si este proyecto fue el  embrión que generó la primera fábrica que terminó siendo  “NICAS” (Nitratos de Castilla) en Valladolid.

Las actividades `principales fueron:
a).- Venta de trigo, habas, yeros, alholvas, arbejas, etc.
b).- Compra de abonos (Superfosfato de cal 18%, Sulfato Amónico y Nitrato de sosa) , semillas de cereales y de patata de siembra procedente de Torres del Río, Bargota, Arnedo y El Redal..
c).- Selección de semillas. (se instaló una máquina seleccionadora).
d).- Compra de bujías, jabones;  y alimentos, como aceite, azúcar, arroz, Bacalao, café, anís, chocolate, escabeche, aceitunas, chicharro y galletas.
e).- Adquisición de algunas herramientas.
f).- Contratación de Seguro de Pedrisco.
g).- Adquisición de un moderno arado “bravant” del nº 1 para su uso rotativo y comunitario por los socios.
h).- Adquisición de una selecionadora de semillas “Emile Marot”, serie B, nª5.

La selecionadora se instaló en un principio en la cuadra de la Casa de la Villa y después en el local de la sede social. El precio de “maquila de la seleccionadora era de 15 cts./fanega, de los cuales 5 cts./fanega se quedaba el encargado, que al principio fue Juan Crespo y al final Eleuterio Crespo.
El precio de uso del bravant se estipuló en 2 pts./día.
 
Estaban suscritos a la Revista Social Agraria, mensual, pagando una cuota de 10 pts. al año. También podían hacer uso de la biblioteca agro-social circulante, del Sindicato en Logroño,  pero claro, este servicio era más bien teórico.

Se crea la Caja Central de Ahorro y Las Cajas Comarcales. En 1.923, varios socios de Redecilla suscriben 65 acciones de 50 pts. cada una en la Caja Comarcal de Santo Domingo de La Calzada  (desconozco si ellos o sus herederos habrán recuperado la inversión).
 
A finales del año mil novecientos veinticuatro, aunque la situación económica del sindicato era buena, comenzaron a detectarse ciertos líos entre socios  (envidias...), con la utilización comunitaria – por turnos – del “bravant” que se había adquirido, hasta  tomar la decisión, en asamblea, de sortearlo entre los socios.
 Todo esto unido a un asunto feo de algún dirigente corrupto – presunto - del Sindicato Agrícola Católico de La Rioja, llevaron a la desbandada a algunos socios, solicitando la baja del sindicato.
 
Los socios que quedaban trataron, por todos los medios a su alcance, de salvar la barca, hasta que el veinte de Junio de mil novecientos veintiséis, el presidente, Primitivo Villar Eraña  (mi abuelo)  firmó la disolución del sindicato, tras decidirlo en votación de sus socios en la última asamblea.
Los fondos resultantes del balance de disolución, 16.000 pts.,  fueron entregados a la parroquia.

Quiero destacar que el Secretario del Sindicato fue siempre un maestro, a los que se debe agradecer la labor que desarrollaron, y de forma especial al cura párroco “alma mater” del Sindicato desde el primer al último día, manteniendo fluídas relaciones con los gerifaltes de Logroño y de Madrid, y de Castilla y León.

ACTA DE CONSTITUCION

En la Villa de Redecilla del Camino  a diecinueve de Marzo de mil novecientos catorce, se reunieron los abajo firmantes, vecinos de la misma, para tratar de la formación de un Sindicato Agrícola Católico, y estando todos conformes en apreciar lo conveniente que había de ser para sus intereses morales y materiales, se acordó fundarlo conforme al Reglamento que se acompaña, designando para constituir la Junta Directiva a los Señores siguientes:
 Presidente:       Elías Valgañón. 
Vicepresidente: Dámaso Sierra. 
Tesorero:          Valeriano Barrio. 
Secretario:        Norberto Calvo. (maestro  de escuela)
 Vicesecretario:  Canuto Corral. 
Vocales:             Ildefonso Calvo,
                         Primitivo Villar,
                         Nicolás Murillo,
                         Bernardo Crespo,
                         Aurelio Alonso.

Y para que conste  se levanta la presente acta, fecha ut supra.


Además de los componentes de la primera Junta Directiva,
fueron socios del Sindicato, a lo largo de su existencia, las siguientes personas:

Valentín Martínez,
Ciriaco García,
Bruno Villar,
Ceferino Morales,
Tomás Urbina,
Juan Crespo,
Jerónimo Martínez,
Ricardo Cuende,
Benito García,
Máximo Villar,
Valeriano García,
Rafael Alonso,
Juventino Villar,
Félix Zuazo,
Víctor García,
José Jiménez,
Hermenegildo Garrón,
Francisco Villar,
Víctor López,
Abdón Rodríguez,
Inocencio Ceniceros,
Pedro Merino,
Pedro Valgañón,
Fortunato Del Hoyo,
Valero Sierra,
Aquilino Puras,
Fernando Polo López,
Eloy Sierra,
Vidal Martín,
Agapita López-Para,
Julián García.
Ricardo García,
Bernabé Rubio,
Maximino López,
Demetrio Ausucua,
Feliciano Espinosa,
Emilia De Soto,
Arcadio Alonso,
Gregorio Gómez,
Ildefonso López,
Fulgencio Ibarra,
Pegerto López,
Saturnino Valgañón,
Luis Ruiz,
Filomena Metola,
Gabino Crespo.

                                                                                  Autor, Servi Villar Barrio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.