jueves, 8 de marzo de 2012

Las mujeres rurales en la vida política, empresarial y familiar



El proyecto de cooperación Igualar ha publicado el estudio 'El protagonismo público de mujeres y hombres rurales en la empresa, la politica y la familia'.
El "Estudio sobre el protagonismo público de mujeres y hombres en el medio rural: Nuevas realidades y viejos esquemas. Empresa, política y familia" es el fruto de una investigación realizada en el marco del proyecto de cooperación IGUALAR, financiado por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino para promover un desarrollo rural sostenible e igualitario. El análisis ha abarcado un total de 119 municipios de los siete territorios participantes en dicho proyecto: Zona Media (Navarra), Gran Canaria y La Palma (Canarias), Montaña Palentina (Castilla y León), Sierra Mágina y Valle del Guadalhorce (Andalucía) y Valle Ese-Entrecabos (Asturias).
El diagnóstico elaborado por los equipos técnicos de los Grupos de Acción Local de los territorios participantes recoge una amplia y diversa muestra de la realidad rural actual en España que, a su vez, ha servido para identificar y analizar las diferencias existentes entre mujeres y hombres del medio rural en relación con su participación en los ámbitos político, empresarial, familiar y personal. Así, entre otros aspectos, se muestran cuáles son las características del acceso, la presencia y la permanencia de hombres y mujeres en el espacio público de la empresa y de la política, así como en los entrelazamientos de dicho espacio con los escenarios de la vida personal y familiar.
Para la realización del estudio se recogieron datos cuantitativos de cada uno de los territorios y además se realizaron entrevistas a personal político y empresarial y se organizaron grupos de discusión con la participación de representantes de los ámbitos objeto de estudio en cada uno de los territorios.
AMBITO POLITICO:
En cuanto a los resultados referentes al ámbito político podemos destacar los siguientes aspectos:
Acceso a la política
A la política municipal se accede principalmente por tres caminos: a partir de un protagonismo público que se deriva del ejercicio profesional, a través de los contactos directos con los partidos y sus miembros o por la participación y liderazgo en asociaciones locales. En los tres casos los hombres tienen una posición de partida ventajosa, que les permite un acceso más directo y con mayor respaldo.
La entrada directa de las mujeres en las listas electorales es más frecuente cuando ellas estás vinculadas a algún varón, habitualmente padre o marido que transfiere parte de su poder a la mujer y ésta recibe una legitimación por delegación. Son las herederas.
Apoyos para la participación política
El apoyo familiar a los hombres aparece como más claro y sin fisuras. Las familias, y sobre todo las esposas, son un apoyo fundamental para la carrera política de los hombres, les proporciona cotidianamente el soporte emocional y logístico doméstico para el desempeño del cargo público. Para las mujeres el apoyo aparece con más cuestionamientos. La presencia de las mujeres en la política es una desobediencia a los mandatos tradicionales de género. Dentro de las familias las dudas se siembran de una manera más velada.
Barreras y obstáculos para la participación política
Las mujeres, además, muestran que la falta de perspectivas de futuro en la política se entremezcla con el peso de tener que compatibilizar la carrera política con las responsabilidades familiares y profesionales. Las diferentes responsabilidades que asumen las mujeres, compatibilizando lo público con lo doméstico, es una barrera para la disponibilidad de tiempo que se exige para poder mantener las relaciones sociales y políticas que se demandan.
Posición ante la toma de decisiones de mujeres y hombres en el ámbito político
Algunas veces surgen como cuestionamiento sobre las capacidades de las mujeres. Las opiniones aportadas por alcaldesas y concejalas se ponen en duda mucha más que las de los hombres. Esto es debido a los estereotipos y roles de género que consideran a los hombres siempre preparados y capacitados para la vida pública y a las mujeres dotadas de menores competencias y aptitudes.



Estereotipos de género en el modelo de liderazgo
Las mujeres experimentan una doble y difícil posición en el ámbito público porque los estereotipos de género contraponen feminidad y liderazgo, al mismo tiempo que asocian el liderazgo al rol masculino.
A modo de conclusiones el estudio señala que hombres y mujeres de todos los territorios participantes tienen dificultades comunes a la hora de entrar en la vida política y asumir cargos de representación. Sin embargo, en el caso de ellas, a estas dificultades compartidas con los varones se suman aquellas directamente relacionadas con el hecho de ser mujeres. Y es que las mujeres siguen teniendo que superar muchos estereotipos referentes a su género y que romper con muchos de los roles tradicionalmente asignados a ellas que, obviamente, limitan su participación en el espacio público. De hecho son ellas las que en la mayoría de los casos han de conciliar la política con las tareas domésticas y de cuidados de las personas dependientes. También son ellas las que han de superar los mecanismos de control social y las negociaciones dentro y fuera del hogar y no participan en la misma medida que los hombres en los espacios de toma de decisiones.
No obstante y de manera todavía sesgada, se observa que el progreso en la participación de las mujeres en lo público se acompaña de una mayor implicación de los hombres en lo privado, en algunos casos con modelos que dibujan una nueva realidad en el espacio de las sociedades del medio rural.
La investigación ha permitido comprobar, asimismo, que la realidad aunque se transforma lo hace muy lentamente, e incluso se detectan algunos retrocesos. Así por ejemplo, en cuanto a la participación en la política local, los resultados muestran que en las cuatro últimas legislaturas se ha producido una evolución paulatina y en general positiva hacia un mayor equilibrio entre mujeres y hombres, con la creciente incorporación de las mujeres tanto en los puestos de alcaldía como en las concejalías.
AMBITO EMPRESARIAL:
Centrándonos en el ámbito empresarial, uno de los aspectos ya conocidos que el estudio ha permitido comprobar es que el hecho de ser hombre o de ser mujer marca claras diferencias, más allá de las dificultades comunes que ellas y ellos experimentan, a la hora de crear y de gestionar o dirigir una empresa en el medio rural. Algunas de dichas diferencias derivan, sin duda, de discriminaciones persistentes: las mujeres siguen teniendo que superar muchos estereotipos referentes a su género y que romper con muchos de los roles que tradicionalmente se les han asignado y que siguen limitando la participación en pie de igualdad con los hombres en el ámbito empresarial.
Sin embargo se observan también determinadas características comunes a las empresas dirigidas y/o gestionadas por mujeres, que permiten vislumbrar en los territorios objeto del estudio un "estilo", por así llamarlo, de hacer empresa, distinto del que se conocía hasta ahora en el ámbito rural.
El presente artículo pretende señalar brevemente que las características de dicho "estilo" empresarial femenino en el medio rural pueden ser la flecha que marque la dirección, o el punto de partida de distintos caminos, conducentes hacia un modelo sostenible en el medio rural, o, mejor dicho, un modelo de emprendizaje o de empresa inspirado en las vivencias y el saber hacer de las mujeres, capaz de contribuir decisivamente a la sostenibilidad del medio rural.
Algunas características de las empresas de mujeres y hombres
Gran parte de las características que revela el estudio no son una novedad sino una confirmación de lo que en general ponen de manifiesto los análisis de género del tejido empresarial del ámbito rural. Presentamos aquí los datos agregados del conjunto de territorios participantes en Igualar.
•1.                  Las empresas las empresas dirigidas por mujeres se caracterizan, en general, por estar compuestas por un número menor de personas.
Fig. 1. Nº de trabajadores y trabajadoras de las empresas en función del sexo de la persona que la dirige, en el conjunto de los territorios.

Consecuencias positivas: empresas más ágiles y manejables, generadoras de menor riesgo y mayor autonomía.
  
•2.                  Hay más mujeres emprendedoras y empresarias dentro de los grupos de menor edad (hasta 35 años)
Fig. 2. Reparto de hombres y mujeres en el ámbito empresarial por grupos de edad, en el conjunto de los territorios.
 
Consecuencias positivas: las mujeres jóvenes con iniciativa emprendedora suponen un nuevo empuje para el medio rural y un freno a la despoblación de éste, contribuyendo a su sostenibilidad.
  
•3.                  Si bien las diferencias no son muy significativas, a mayor nivel de estudios, mayor es la proporción de mujeres emprendedoras o con respecto a la de los varones.

Fig. 3. Reparto de hombres y mujeres en el ámbito empresarial por nivel de estudios, en el conjunto de los territorios.

Consecuencias positivas: Mujeres más preparadas en empresas con mayor futuro en el medio rural.
•4.                  Las empresas dirigidas por mujeres emprendedoras y empresarias del medio rural se concentran en el sector servicios.

Fig. 4. Reparto de hombres y mujeres en el ámbito empresarial por sectores de actividad, en el conjunto de los territorios.

Consecuencias positivas: un medio rural con más servicios para quienes lo habitan y quienes lo visitan.

Claves de un nuevo modelo
Sin pretender aquí otra cosa que sugerir claves para futuros debates y reflexiones, cabría citar como características del "estilo" emprendedor femenino, los aspectos reseñados en el punto anterior.
Se advierte un empuje de las pequeñas empresas o microempresas, fundamentalmente enmarcadas en el sector servicios, gestionadas o dirigidas por mujeres principalmente jóvenes con una sólida preparación que apuestan por "su pueblo" y por el medio rural.
Este "estilo" emprendedor o empresarial está generando una cultura emprendedora en el medio rural, que no es exclusiva de las mujeres, sino que se inspira, como decíamos, en la experiencia y el saber hacer de éstas como mujeres, y que, además, integra valores y señas de identidad propias de las mujeres, como es la conciliación del trabajo con el cuidado, la transformación del modelo de sociedad con una mayor integración de los varones en las tareas del cuidado y la superación a fuerza de tesón de cualquier dificultad derivada de las discriminaciones de género.
Qué mejor que el testimonio de algunas de las mujeres que participaron en el estudio para ilustrar este punto:
"Los proyectos de mujeres están más pensados, más consolidados... porque han visto muchas trabas"
"A veces no es todo rendimiento, sino rendimiento y solucionar nuestras vidas familiares y empresariales"
El estudio pone de manifiesto que en los territorios esta cultura emprendedora está abriéndose paso poco a poco y que, en no pocos de los municipios incluidos en el mismo, ha adquirido una gran relevancia económica y social, con un notable impacto en la generación de un tejido vinculado a la ciudadanía emprendedora (asociaciones y redes de emprendedoras/empresarias rurales), que se sustenta en el tejido empresarial rural.Se trata sin duda un pilar de la sostenibilidad futura del medio rural

Fuente Red Europea de Desarrollo Rural

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.