jueves, 11 de julio de 2013

Cuando era yo chiquita, me avergonzaba decir que era de Avellanosa

Avellanosa
Cuando era yo chiquita, me avergonzaba decir que era de Avellanosa

Poema de 
Nati San Martín
Avellanosa de Rioja


Avellanosa bonita. Con sus robles, sus cerezos, sus hayas y sus pinos.
¿Dónde están los avellanos?
Ellos están cerca de la ermita, donde habita el Padre Eterno.


Cuando era yo chiquita, me avergonzaba decir que era de Avellanosa, porque mi sentir era que éramos pobres, pobres de dinero, porque las gentes, desde mayores hasta pequeños, todos ellos eran de espíritu fuerte, luchador y abnegado. Condescendientes con todos sus vecinos. Yo un poco enclenque, quejicosa y un poco mimosa. Siendo pobre la gente te miraba por encima del hombro.


Ahora que tengo un poco más de entendimiento, sé, que la pobreza no es deshonrosa ni vergonzosa. Es una injusticia.
La pobreza existe porque hay aves de rapiña, animales carroñeros, secuaces, señores honorables que llevan en sus banderas el poder y la gloria; que son ladrones de guante blanco, asesinos, amasadores de fortunas que se comen el pan de los hambrientos, que no tienen buenos sentimientos.

Lo peor de todo esto, es que, el poder está en sus manos, manejando los hilos invisibles, para dirigir el destino del resto de los humanos.
Hoy, creo, que me puedo escapar de todos ellos, cuando vuelvo a Avellanosa. Mi pueblecito bonito.

Nati San Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.