martes, 30 de julio de 2013

Rutas Románico Rioja Alta, y III Jornadas del Románico en la Rioja Alta


Rutas del Románico 

en la Rioja Alta



Centro de Interpretación del Románico 

en la Rioja Alta (CIRRA)
941 326 080
638 302 387
Treviana


PROGRAMA de las 

TERCERAS JORNADAS DEL ROMÁNICO EN LA RIOJA ALTA, 
16, 17 y 18 de agosto de 2013

Viernes 16 de agosto
José Ignacio López de Silanes, El románico en la Obarenia.
Mikel Jon Valgañón, El contrabajo en la música antigua.
Lugar: Fonzaleche, Iglesia de San Martín

Sábado 17 de agosto
Javier García Turza, La Rioja en el contexto del arte románico.
Daniel Oyarzábal, El órgano en la música del Medievo.
Lugar: Treviana, Iglesia de Santa María la Mayor

Domingo 18 de agosto
Luis Prensa, Música en los Monasterios medievales.
Amela Camerata. A los cuatro vientos.
Lugar: Treviana, Iglesia de Santa María la Mayor


Rutas Románico Rioja Alta

Rutas Románico Rioja Alta La Rioja Alta conserva el patrimonio románico más rico de nuestra Comunidad Autónoma de la Rioja.
En todo o en parte se conservan iglesias, ermitas y otros restos procedentes de los siglos XII y XIII. En las zonas que alcanzaron mayor desarrollo –especialmente en localidades grandes o en sedes catedralicias, como Santo Domingo de la Calzada- otros estilos arquitectónicos y escultóricos fueron superponiéndose al románico original. 
No ocurrió así en las edificaciones cuyo relato emprendemos Entre el Tirón y los Obarenes, de modo que un románico rural puro queda a nuestro alcance. 
Éste es nuestro objeto de estudio, y, como se verá, algunos de sus propósitos quedan definidos en esta página web

Edificios religiosos que conservan restos románicos

1. Capilla de la Concepción (Treviana)

2. Ermita de Santa María de Junquera (Treviana)
3. Iglesia de San Martín (Fonzaleche)
4. Iglesia de San Román (Villaseca, Fonzaleche)
5. Iglesia de San Esteban (Galbárruli)
6. Iglesia de San Julián (Castilseco, Galbárruli)
7. Ermita de Santa María de Cillas (Sajazarra)
8. Iglesia de la Asunción (Sajazarra)
9. Ermita de San Román de Ajugarte (Casalarreina)
10. Iglesia del Salvador (TIrgo)
11. Ermita de Santa María de Sorejana (Cuzcurrita de río Tirón)
12. Ermita de Santa María de Legarda (Ochánduri)
13. Iglesia de la Concepción (Ochánduri)
14. Iglesia de la Natividad (Velasco, Herramélluri)








Pilas bautismales y otros elementos románicos descontextualizados

1. Restos escultóricos en la calle de la Magdalena (Treviana)

2. Pila bautismal de San Millán de Yécora (ahora en Calahorra)
3. Pila bautismal de la iglesia de San Esteban (Herramélluri)
4. Pila bautismal de la iglesia de la Purificación (Leiva)
5. Pila bautismal de la iglesia de San Juan Bautista (Grañón)
















Yacimientos arqueológicos con restos de edificios románicos


1. Ruinas de Arce (Foncea)

2. Solar de la ermita de Santiago de Sajuela (Miranda de Ebro, Burgos)
3. Ruinas de la iglesia de Santa María del Barrio (Cellorigo)








Las manifestaciones románicas entre el Tirón y los Obarenes

Los monumentos enumerados comparten, además de un entorno geográfico, una serie de rasgos que permiten reconocer la personalidad material, formal y estilística común a todos ellos. En primer lugar, hay destacar que la materia prima empleada en su construcción es la roca arenisca extraída de las canteras locales, lo que explica la afinidad evidente entre los edificios y elementos escultóricos conservados, determinada por la tonalidad amarillenta dominante y por la peculiar granulometría de este tipo de roca.


En segundo término, los edificios conservados fueron concebidos de acuerdo con un patrón común: iglesias de una sola nave cubiertas con bóveda de cañón o de cañón apuntado, con ábside de planta semicircular, acceso principal al mediodía, abierto en el tramo central de la nave, y con espadaña, en vez de torre, como campanario.


Otro rasgo común es que estos templos no quedaron fosilizados en su estadio románico. En unos casos, los proyectos originales no se completaron, en otros, el deterioro de las fábricas o el deseo de cubrir nuevas necesidades, propiciaron que las iglesias evolucionasen con la adición de nuevos elementos o la modificación de otros, hasta cobrar el aspecto con el que han llegado hasta hoy. Esta dimensión histórica tampoco debe ser olvidada a la hora de poner en valor los monumentos porque podría llevar a eliminar las huellas del tiempo en aras de tratar de recuperar un estadio ideal que, quizás, nunca llegaron a alcanzar.


Por último, por lo que respecta a las manifestaciones escultóricas, la mayoría corresponden a elementos arquitectónicos decorados, como capiteles y canes, en los que aparecen representaciones vegetales, zoomorfas y antropomorfas, que presentan el aire familiar propio de las obras realizadas por maestros de la misma escuela. También se advierte la conexión estilística entre varias pilas bautismales conservadas, como las de Grañón, datada en 1199, Leiva y Herramélluri, vinculadas a artesanos que también confeccionaron buen número de pilas para otros pueblos de las cuencas del Oja y el Tirón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.