domingo, 3 de noviembre de 2013

El “Asunto de Redecilla”, 23 noviembre de 1.507

El “Asunto de Redecilla


23 noviembre de 1.507


De siempre, y no es ningún secreto, y motivado por cualquier nueva organización o cambio en la estructura social se producen múltiples revueltas, desobediencias, y defensa de intereses frente al dominio insaciable entre los poderosos.

Desde una organización primigenia fundada en el clan, pasando desde esas  estructuras familiares a organizaciones en torno a las aldeas o villas, desde la invasiones de los celtas, durante los romanos y los visigodos se va  produciendo una constante pérdida de la autonomía de esas formas ancestrales de organización familiar, y se pasa a organizaciones sociales cada vez más complejas.
En ese transcurrir se pierden unos derechos, llamémosles mejor privilegios, y se ganan otros, y en general el poder se va alejando cada vez más de la vida cotidiana. Y ya en la Edad Media el poder se va concentrando primero en los monasterios, luego en los señoríos, luego en los mayorazgos. El dominio y posesión de los recursos y del territorio pasa de los aldeanos a los señores, en un progresivo desposemiento de derechos históricos, que generalmente están avalados por los tres estamentos de poder(el clero, los señores y los reyes). Cuando y a la vez, se ha asentado entre estos: la ambición hace que entre ellos cunda el mismo ejemplo: la lucha por el poder...

Como estamos viendo en estos últimos meses en los distintos capítulos en la Serie "Isabel" de TVE, lo que el poder debatía en los finales del s.XV era cómo se redistribuía el poder dentro de un proyecto en el que el Gobierno de los Reyes iba ganando parcelas del poder a quienes antes lo detentaban. 
En esa serie de TV, como lo fue en la historia, Isabel y Fernando van cada día quitando poder a la Iglesia, a los Nobles, a los Judíos... Todo con vistas lo que lograron: la construcción y mantenimiento, en Castilla, del primer estado moderno conocido en Europa. Después de la puesta en marcha del mayor Estado moderno, se precipitan los acontecimientos en toda Europa...

Y evidentemente este asumir el poder de casi todos los estamentos sociales, no es cosa fácil, no sale gratis: genera guerras, revueltas y traiciones..., humillaciones... 

Pues bien es una de esas revueltas estuvo en Redecilla del Camino implicado.

El “Asunto de Redecella”, 23 noviembre 1507

Conviene recordar que Pedro Manrique(1443-1515), el Duque de Nájera y Señor de Redecilla,  estuvo vendiendo posesiones  de los Montes de Ayago a Dña Consentina,  que en 1487 vendió a Juan de Leiva posesiones en Redecilla del Campo, la Ventosa y Villanueva del Conde[5], y que además andaba pidiendo créditos. A parte de una posible mala gestión de su patrimonio que no está documentada, tal crisis en su economía podría tener su mejor explicación en los gastos que tuvo en la fortificación de las distintas torres y fortalezas de su Mayorzago.

Como se ha dicho Pedro Manrique, apodado el Forte, Duque de Nájera, había sido un noble clave en el reinado de los Reyes Católicos: Había prestado grandes favores a los Reyes y en agradecimiento le concedieron del nombramiento de Duque[6].

Los enfrentamientos entre los Reyes Católicos y el Duque de Nájera, ya habían empezado antes del cambio de siglo. De hecho  el 20 de Marzo de 1499 hay un mandado del Rey para que el duque de Nájera, Pedro Manrique y las villas de Treviño, Redecilla y la tierra de Lacozmonte cumpla lo dispuesto por el alcalde de Corte, Pedro de Mercado en tanto se resuelva el pleito pendiente[7]. El de marzo de ese año fue muy movido para Redecilla del Camino

Lo que tenemos documentado es que, en el año 1501 Francisco de Luján, suponemos  que por mandato real,  investiga un proceso de construcciones o rehabilitaciones de fortalezas y sobre los perjuicios que esas ocasionaban a la Corona. Esas fortalezas las hacían o reconstruían el Condestable de Burgos en Valmaseda y en Cerezo, y  el Duque de Nájera, Pedro Manrique,  en la villa de  Redecilla del Camino[8], entre otros....

Todavía no ha muerto Isabel Iª, la Católica,; y hay una permanente pugna de la nobleza contra las decisiones de la monarquía.

Con la muerte en 1504 de Isabel Iº, la Católica, tenemos la explicación de un proceso de más profundo calado, en el que Redecilla del Camino es protagonista.
Se trata de un cuestión política: D. Pedro Manrique, Señor de Redecilla hace unas fortificaciones en Redecilla del Camino; también las hace el Condestable de Castilla D. Bernardino Fernández de Velasco, Señor de Cerezo, en Cerezo[9].

Isabel la Católica ha muerto en 1504 y en su testamento nombra Regente de Castilla a su esposo Fernando de Aragón, el Católico.
Estamos en periodo de regencia bajo el Rey  Fernando el Católico. Pero los castellanos,  sobre todo los poderosos de la época no quieren un regente aragonés, y la parte más importante de la nobleza castellana,  no es partidaria de que Fernando sea regente. 
Al frente de ese rechazo se coloca el Sr. de Redecilla, el Duque de Nájera.
La nobleza castellana, pues, no lo acepta la formula testamentaria de la Reina Católica, se revela contra el Rey Gerente, y se hace fuerte en sus posiciones recién levantadas o reconstruidas.
Y como se ha dicho, D. Pedro Manrique, Duque de Nájera y Señor de Redecilla es el principal representante de sector antifernandino.

Ante la situación creada y con la información que le dan las “pesquisas” de Francisco de Luján, el Rey Fernando el Católico manda al Conde Pedro Navarro (otros documentos hablan de Duque de Alba) a sofocar la rebelión.

Los días previos a la toma de Redecilla nos los da una carta[10], fechada en Villafranca Montes de Oca el 21 de noviembre de 1507,  en la que  el Conde Pedro Navarro informa al secretario real Miguel Pérez de Almazán, de que está en disposición de cumplir lo que ha mandado el rey Fernando del Católico  “en el asunto de Redecilla”.

¿Cuál fue ese asunto de Redecilla que provoca la carta?. ¿Qué había mandado cumplir el Rey en Redecilla?. ¿Acaso la asonada de la villa de Redecilla duraba ya ocho años, y era cuestión de acabar con ella?

Lo cierto es que el Rey había mandado tomar la fortaleza que D. Pedro Manrique, Señor de Redecilla,  había rehecho en Redecilla: ¿En dónde estuvo esa fortificación?, ¿acaso, en la Torre de Villaorceros?;  tal en "Trespalacios".

Y así sucede de inmediato, porque dos días después (lo que tarda en trasladarse la tropa), el 23 de Noviembre, el mismo  Conde Pedro Navarro escribe, esta vez  directamente al Rey,  diciendo que “se había posesionado de Redecilla.

La fortaleza de Redecilla del Camino, que poseía el Duque de Nájera, fue tomada el 23 de noviembre de 1507.
Como veremos después, y como se puede deducir por el que hecho mismo de que Redecilla se toma en dos días, está claro que más que una toma, un asalto, una conquista o una batalla, fue una rendición.
Podemos deducir que los nobles que se habían opuesto a la Regencia de Fernando el Católico sobre Castilla, ya estaban de retirada.
Hay que recordar que las tropas bajan desde Burgos, que también se había revelado y rendido; pues bien, una vez tomada Redecilla,  bajan y llegan Nájera, pero ni tan siquiera la intervienen militarmente: dejan al Duque disfrutando de  su propio Castillo o palacio, como única posesión del mismo que no pasa a ser administrada por el Rey.

Por tanto la villa de Redecilla a partir de esas fechas está siendo administrada por la administración real, no por el Duque de Nájera: “todas se entregaron al duque de Alba y a las personas que él señaló con alcaides para que las tuvieran en terceria”.

En la documentación que se cita a continuación, se podrá apreciar  cómo el Rey desposee al Duque de Nájera, propietario del mayorazgo al que perteneció Redecilla, y cómo, tras la reconciliación, se le van devolviendo sus posesiones. Y cómo los redecillanos tuvieron que pagar al Monarca las costas que la administración de la conquista requería: dado que la toma suponía poner administradores reales en Redecilla, cuyos gastos los pagan los redecillanos...

Está claro que estos hechos tienen que ver con la posición que el Duque de Najera tuvo frente a la regencia de Castilla que ejerce el Rey Fernando el Católico[11] de Aragón después de morir su esposa Isabel Iª, la Católica en Medina del Campo el 26 de Noviembre de 1504[12].

El Padre Juan de Mariana narra estos enfrentamientos entre la nobleza castellana y el rey Aragonés, y cómo el Duque de Alba (el conde Pedro Navarro según las dos cartas citadas) va sometiendo a los díscolos; y así se entregan  ciudades (entre ellas Burgos) nobles y sus distintas fortalezas, entre ellas la de Redecilla, que es tomada en unos días.

Viéndose acorralado el  Duque de Najera, Señor de Redecilla,  se “hallanó” a rendirse..., dice el P. Mariana: y el mismo Duque con este miedo se hallanó a rendir las Fortalezas de Navarrete, Ocón, Redecilla, Davalillo, Rivas...,; todas se entregaron al duque de Alba y a las personas que él señaló con alcaides para que las tuvieran en terceria. Con esto perdonó el Rey al Duque los yerros y enojos pasados, y aun no mucho después hizo poco a poco entregar las fortalezas a don Antonio Manrique, conde de Treviño, hijo del Duque, con que se sosegaron aquellos nublados, que amenazaban” las posesiones en la parte de mayorazgo (Condado de Treviño) controlado por el Rey[13].

Consecuencia de esto se le quitan al Duque de Nájera todas las ciudades y villas, salvo el castillo de Nájera. Esto permite explicar que  en las nóminas de Tenencias de Fortalezas aparezca Redecilla del Camino y que el  año de 1511 se libraban a don Fadrique, Duque de Alba, una serie de maravedíes por una cédula real dada el 1 de enero de 1510 para el salario y mantenimiento de los alcaides que tienen las tenencias de las fortalezas del Duque de Nájera. Asi, se libran por Navarrete. 164.000 maravedíes; por Ocón. 120.000 maravedíes; por Treviño, 120.000 maravedíes y por Redecilla, 68.700 maravedíes: Cédulas de mandamientos de pago con las nóminas a Fadrique de Toledo, duque de Alba, de la tenencia de las fortalezas de Navarrete, Ocon, Treviño, Davalillo, Redecilla, y Balmaseda, pertenecientes al duque de Nájera y entregadas por el susodicho en seguridad de sus servicios”[14].

Lo que parece claro es que, tras la muerte de la Reina Isabel Iª, la Católica en 1504, la nobleza castellana no ve bien la regencia de Fernando el Católico, y tanto el Condestable de Castilla como el Duque de Nájera, entre otros, mandan fortificar sus posesiones.
Esto no le debió gustar nada al Regente Fernando el Católico, porque manda a Pedro Navarro (al Duque de Alba según el P. Juan de Mariana) a sofocar esas pretensiones...
Isabel I había sujetado muchísimo a la nobleza, y, según la tradición de la monarquía castellana, había fortalecido los derechos de las ciudades o burgos. Al morir Isabel I los nobles ven la oportunidad de recuperar el terreno perdido, y se enfrentan al Regente impuesto por testamento de la propia Isabel I[15]. El Rey Regente  somete a los nobles castellanos.

Para castigar la rebelión, al Duque de Nájera le privan de sus fortalezas y parte de su señorío. Por esa razón, durante unos pocos años(1507-1512 aproximadamente),  Redecilla pasa a depender de la administración real, porque, para cuando muere del Duque de Nájera en 1.515, ya se habían reconciliado el Rey Regente y el  Duque. Y Redecilla del Camino, igual que las posesiones que le había quitado al Duque, habían sido devueltas otra vez a la casa del Duque de Nájera, a la casa de los Manrique.

Concluyendo, como se puede apreciar en estos acontecimientos (y una Asonada que hubo en Redecilla en 1499), los 15 primeros años del s.XVI son muy ajetreados para los habitantes: los vecinos y pecheros de Redecilla del Camino.

Ver también Asonada en Redecilla de Camino del 14 de Febrero 1499





[5] A.G. Simancas. Diversos de Castilla, legajo 40, fol. 23
[6] A los 15 años sucedió a su padre en las responsabilidades nobiliarias, e ingresó en el Consejo Real a los 20 años. Ferviente partidario del matrimonio de Isabel de Castilla con Fernando de Aragón, fue nombrado por este último Capitán General de la frontera de Jaén y de su reino.  Participó en las tomas de Ronda, Marbella, Vélez, Málaga, Baza y la ciudad de Granada...
[7] A. G. Simancas .  Registro del Sello de Corte. IX - Registro General del Sello. 1499 - Fol. 2. Impreso. RGS Cat. Vol. XIII -1º
[8] Archivo General de Simancas. Código de referencia ES.47161.AGS/4..//CRC,33,6
[9] Archivo General de Simancas: ES.47161.AGS/4..//CRC,33,6   (Folio 381 (fol.,infº).
[10] Flor Blanco García (exalcaldesa de Belorado),  Belorado en la Edad Media, Madrid 1973, pag. 110.
[11] El libro impreso en Zaragoza en 1580, en su tomo 8, pag 22, Historia del Rey Don Fernando el Católico, recoge estos hechos y cita Redecilla del Camino, como una de las posesiones que se le quitan al Duque de Nájera
[12] Rosa Mª Montero Tejada, Ideología y parentesco: bases de la actuación política del primer Duque de Nájera a comienzos del s.XVI; en  Espacio, Tiempo y Forma, Serie III, H.ª Medieval, t. V, 1992, págs. 229-260.
[13] RAH “Colección Salazar”, A-12, folio 184, original. Recogida en “Índice de la Colección Salazar”, página 356-1387, tomo I. Publicada en la “Colección de Documentos inéditos para la Historia de España”, tomo XXV, pagina 418.
[14] A.G. Simancas. Contaduría Mayor de Hacienda. XVII -Contaduría del Sueldo.397.2- 2ª Serie. L 375
[15] Este es un conflicto viejo, peleas de arriba que suelen pagar los de abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.