jueves, 2 de enero de 2014

Unos datos de cómo ha ido el Camino de Santiago en 2013



Más almas para una ruta internacional
 Almudena Álvarez, Laura Briones,
Sandra Charro y Alicia Calvo
Diario de León d. V. 02/01/2014 


El Camino de Santiago Francés recibe a más de 37.000 caminantes a su paso por Burgos, León y Palencia
Supone un 5% más que en 2012
«Pincha» en verano, con más nacionales, pero lo recupera en primavera. 

La red de alojamientos de la ruta jacobea en Burgos
incluye dependencias distribuidas en 21 municipios, 
de Redecilla del Camino hasta Itero del Castillo.
 
 
 Fuente de espiritualidad para unos, símbolo religioso para otros y reclamo turístico para albergues, establecimientos hosteleros y municipios atravesados por la ruta jacobea.
El Camino de Santiago Francés, que cruza Burgos, León y Palencia, ha recibido este año a más peregrinos. A falta del recuento final que incluya el último mes que ya termina, las asociaciones de la Comunidad, con cifras de octubre y noviembre en la mano, contabilizan aproximadamente 37.000 peregrinos y un aumento del 4 o 5% respecto al año anterior, ejercicio en el que, acabado diciembre, éstos ascendieron a 40.000.
Un indicador que revela la buena salud de esta ruta es el número de albergues con los que cuenta Castilla y León. Han pasado de 96 a 118 en sólo un año, según los datos facilitados por la Consejería de Cultura y Turismo. De los 22 alojamientos más, 36 corresponden a Burgos (8 más que en 2012), 61 a León (9 más) y 21 a Palencia (5 nuevos albergues).
La mayoría comienza su andadura en Burgos y continúa en Palencia, aunque cerca del 13% arranca directamente en León. Las caminatas vencen a las dos ruedas. Alrededor de un 80% lo recorre a pie y casi el 20% restante lo hace en bici y, en casos excepcionales, a caballo.
El 54% de los peregrinos son hombres. Un 70% procede de fuera, con una edad media de 50 años y es ‘fiel’ al Camino: lo realiza completo desde Roncesvalles.
Tanto ellos como ellas sacuden el bolsillo por igual. El gasto medio diario oscila entre 20 y 30 euros, como mínimo. El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León ‘Pulchra Leonina’, Luis Gutiérrez Perrino, concreta que «el precio de una noche en un albergue no supera los 10 euros, a lo que se suma desayuno, de unos tres euros, un menú que suele andar sobre 8 y 10 euros y un pequeño gasto en una cerveza o un aperitivo».
Pero se producen cambios respecto a otros años. Julio, un mes tradicionalmente bueno, cede frente al otoño y, sobre todo, a la primavera, épocas preferidas este año por los peregrinos. En verano, la afluencia cayó ligeramente, un 3%, pero en mayo y septiembre subió más de lo descendido.
De hecho, el presidente de la Asociación de Amigos del camino de Santiago de Palencia, Ángel Luis Barreda, califica los meses de primavera de «excepcionales» y constata que julio y agosto fueron «flojos».
Las razones, diversas. Desde la crisis, la masificación del verano cuando llega el peregrino joven español, el calor estival, la alternancia de caminos y, sobre todo, la desestacionalización del Camino (la primavera prima sobre el verano). Barreda también apunta al descenso de peregrinos extranjeros en verano.
Este reclamo continúa teniendo más tirón fuera de España que dentro. Más de la mitad de los caminantes que pasaron por la Comunidad procedían del extranjero. 25.682 foráneos, frente a 10.633 españoles, con datos provisionales de noviembre.
Aunque cada uno tiene su predilección de época. El verano es más atractivo para peregrinos nacionales y el resto del año engrosan las cifras personas llegadas de fuera del país.
En España destacan, por número de visitantes, primero la propia Castilla y Léon, seguida de Madrid, País Vasco, Cataluña y Galicia, según las oficinas de turismo abiertas por el Consorcio en el Camino de Santiago, que sólo este verano recibieron un 39,4% más de visitantes que en 2012.
Dentro de los extranjeros, la mayor parte son europeos. El presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Burgos, Jesús Aguirre, señala que «sube la presencia de italianos». Alemanes y franceses completan la tríada europea que copa la presencia internacional.
Destaca igualmente la llegada de estadounidenses y coreanos del sur. Algo que en León y Palencia corroboran. Barreda (Palencia) lo explica por la influencia que están ejerciendo en Corea del Sur las colonias de cristianos asentadas en este país y también por «la emisión de un programa de televisión que lo popularizó allí».
«Los extranjeros tienen un espíritu más peregrino, aunque sean de otras religiones, lo tratan de una manera muy respetuosa», argumenta Gutiérrez Perrino (León). El aspecto religioso muchas veces es superado por el espiritual, cultural y en peregrinos de larga duración «se produce una transformación e interiorización del Camino como algo esencial y vital». Sólo el 20% asegura que peregrina por motivación religiosa.
Otro apunte lo da un testigo diario de la ruta jacobea. Ovidio Campo, hospitalero a la vez que propietario de un hotel en Castrojeriz (Burgos), opina por su experiencia que los extranjeros sostienen los servicios privados vinculados al Camino. Al menos, ahora que los nacionales cargan con el peso de la crisis económica en sus bolsillos. «En verano, con un incremento de viajeros españoles e italianos, el albergue ha estado abarrotado. Sin embargo, el hotel ha estado vacío. Lo contrario radicalmente a lo que ocurre en mayo y en septiembre, cuando la mayoría son europeos y americanos, de más edad y poder adquisitivo, que optan por descansar en el hotel», detalla Campo.
No se nota en exclusiva en la hostelería. Una empresa de transporte de equipaje, que lleva de punto a punto las maletas y mochilas de los peregrinos, en mayo le trajo «una media de diez al día al hotel» y en un día de septiembre recibe seis, «la misma cifra que en los 62 días de julio y agosto». Con todo, Campo destaca que ni las estrecheces económicas minan las ganas de los españoles por recorrerlo, aunque para ello tengan que hacerlo en versión low cost.
León tiene la cuarta parte del Camino Francés, unos 220 kilómetros de esta ruta que lleva a la tumba del Apóstol. La infraestructura de albergues en la provincia es «muy buena», según Gutiérrez Perrino, que señala que «cada año abren nuevos».
Tras el cierre del albergue municipal, León capital ofrece tres posibilidades privadas. Las Carbajalas, la Fundación Ademar y Miguel de Unamuno, un centro nuevo que ha abierto sus puertas esta primavera. «Pero se nos escapan todos los peregrinos que se alojan en pensiones, hostales o el Parador de San Marcos», lamenta el presidente de la asociación.
 
La red de alojamientos de la ruta jacobea en Burgos incluye dependencias –albergues, refugios, hospitales...– distribuidas en 21 municipios, incluida la capital, de Redecilla del Camino hasta Itero del Castillo.
 
Los albergues de la capital burgalesa dan fe del continuo trasiego de peregrinos. Los pequeños, como el de Divina Pastora, ubicado en la calle Laín Calvo, con apenas 16 plazas, cuelgan el cartel de completo cada día. No ha llegado a tanto el municipal de la Casa del Cubo con 150 plazas pero casi. La Casa Emaús completa la oferta de albergues de peregrinos en la ciudad. En los tres el precio por pernoctar es de 5 euros.
En Palencia, el Camino cruza de este a oeste, 70 kilómetros desde Itero de la Vega hasta San Nicolás del Real Camino, que atraviesan 16 poblaciones. La más de veintena de alberges ofrecen más de 700 plazas para el descanso. Sin contar con bares, hoteles, hostales y casas rurales que se mantienen gracias a este ir y venir de peregrinos.
Cada uno tarda en recorrer la provincia de Palencia tres jornadas si lo hace andando y una y media si va sobre dos ruedas. Tres días con sus noches, comidas y cenas llegan a sumar cifras nada despreciables para la economía de los pueblos jacobeos palentinos. Especialmente en los más grandes, como Carrión de los Condes, por donde pueden pasar cada día entre 120 y 150 peregrinos. Aunque los españoles hoy hacen su dieta más a base de bocadillos y macarrones en el albergue.
Con más o menos medios, el Camino sigue siendo un atractivo para miles de almas y una importante fuente de ingresos para los pueblos que se dibujan en su trazado.
Con información de Almudena Álvarez, Laura Briones, Sandra Charro y Alicia Calvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.