lunes, 7 de julio de 2014

El fracking ¡vaya timo!

El fracking ¡vaya timo!
 
Manuel Peinado (*)
ED. Laetoli
19 euros
 
 
El fracking ¡vaya timo!El fracking ¡vaya timo! de Manuel Peinado (*) además de ser un completo desmenuzado de todos los elementos que rodean esta práctica energética advierte de un elemento esencial: El fracking además de ser un peligro medioambiental, de seguridad y salud pública, tiene todas las características de la burbuja financiera creada por las hipotecas subprime o su derivada hispana del ladrillo. Lo que es lo mismo, una artimaña financiera además de una nueva tecnología de perforación horizontal con multifractura hidráulica que permite el acceso a yacimientos hasta ahora inaccesibles de gas natural.
El autor se posiciona desde un primer momento: las reservas de petróleo de las que disponemos son limitadas y es necesario reconducir la economía hacia necesidades  esenciales cambiando en dirección a la sociedad post-carbono sujeta a la menor disponibilidad que pueden aportar las energías renovables. En este contexto no sobran las reflexiones desde el puro sentido común:
“… las compañías de petróleo y gas están en el negocio para extraer hidrocarburos al precio más barato y con la mayor eficiencia posible para que luego los consumidores paguemos el precio más alto que puedan conseguir. Si pueden ahorrarse dinero para incrementar sus márgenes de beneficio negándose a utilizar (o evitándolos) los controles ambientales adecuados, eso será precisamente lo que harán si no se les obliga, con independencia de que la zona en cuestión tenga que asumir los costes ambientales o los efectos negativos para otros sectores productivos.”
Y es que vivimos en el declive de los combustibles fósiles y es obvia la tensión y el conflicto geoestratégico que genera su abuso, para lo que Manuel Peinado advierte: no es la ecología ni la economía, ¡es la física estúpido!:
“Si un zorro necesita más energía para cazar una liebre que la que obtiene comiéndola, será lo suficientemente astuto como para buscar otra cosa para comer.” Vamos, que mantener la producción de petróleo y gas actual por medios convencionales requiere capitales no rentables a largo plazo por el coste de obtenerlo y hacerlo por métodos no convencionales como el fracking de gas y petróleo o mediante la producción de arenas asfálticas, biocombustibles, pizarras bituminosas… significa impactos ambientales crecientes.
Sí, a pesar del carácter riguroso y también técnico de este libro el lector no se aburrirá, no es el sentido de este blog abrumar con cifras y datos, pero les aseguro que El fracking ¡vaya timo! ha sabido encontrar el equilibrio en este sentido, la edición ayuda mucho a ello.
Magníficamente explicado cuales son los hidrocarburos convencionales y cuales no, la conclusión es contundente: el fracking, la nueva “revolución energética”, es poco rentable y ambientalmente muy agresiva.
Y saco esta frase de la introducción:
“la desgraciada experiencia de las hipotecas subprime apunta a que la revolución energética  no es un maná caído del cielo, como proclaman los panegíricos de la industria petrolífera, sino una más de las maniobras que surgen de Wall Street para manipular el mercado financiero, caiga quien caiga y aunque ello conduzca a la Gran Recesión en la que estamos sumidos. Es algo que también deberían tener muy en cuenta quienes defienden la rentabilidad del fracking en nuestro país, que, como ocurre en toda Europa, no es otra cosa que la llegada a este lado del Atlántico de una práctica contaminante, ambientalmente destructiva y comercialmente desastrosa pero que, eso sí, llena los bolsillos de los especuladores habituales.”
 
* Manuel Peinado (Granada, 1953) es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Granada, doctor en Biología por la Universidad Complutense de Madrid y catedrático de Universidad. Es profesor del Departamento de Ciencias de la Vida, director de la Cátedra de Medio Ambiente e investigador del Instituto Franklin de Investigación en Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá. Ha impartido docencia en las universidades de Granada, Complutense de Madrid y Alcalá de Henares. También ha sido profesor o investigador visitante en varias universidades norteamericanas. Fue alcalde de Alcalá de Henares con el PSOE (1999-2003). Ha publicado una docena de libros y un centenar de artículos en su especialidad, la Ecología Vegetal.
 
Fuente blog El Polemista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.