domingo, 3 de agosto de 2014

Las carreteras del norte se han cobrado 123 vidas en una década

N-I, AP-1 y N-120 ocupan puestos muy destacados
en la lista negra de accidentes mortales
 
La Nacional 120, la última carretera nacional en cobrarse una vida, aparece en el histórico de siniestros con  una acumulación cada año de accidentes notable por su trazado y características, inalterados desde hace décadas,  en los tramos entre Redecilla del Camino y Castildelgado.
GERARDO GONZÁLEZ / Briviesca
La enorme cifra de vehículos de todo tipo que circulan por las carreteras del norte burgalés convierte a sus principales carreteras en escenario de frecuentes accidentes que suelen pasar desapercibidos salvo cuando se producen víctimas mortales. Según los datos estadísticos el balance de víctimas de la última década coloca en los dos primeros puestos de la ‘lista negra’ a la N-I seguida por la AP-1. Concretamente en la N-I fueron 61 personas las que perdieron la vida en los últimos diez años y en su vía paralela, AP-1, se llegó a los 40.

Otra vía norteña, la N-120, que sumó la última víctima mortal en las carreteras en lo que va de año tampoco pasa desapercibida en esta cuenta trágica ya que se ha cobrado 22 vidas en el mismo periodo.
En total las tres carreteras estatales del norte de Burgos están respectivamente en el primer, segundo y cuarto puesto de las más peligrosas para la vida de sus conductores ocupando el tercer y cuarto puesto la A-1, con 33 fallecidos, y la CL-629 en cuarto lugar con 26 víctimas mortales.
El contabilizar la cifra de heridos resulta prácticamente imposible aunque su número resulta escalofriante ya que solo el pasado año fueron 25 en la N-I y AP-1.

Causas de la siniestralidad
Las causas de estas elevadísimas cifras de accidentes mortales, por su ‘estabilidad’ en el tiempo, no pueden estar únicamente en el factor humano ni responden a la realidad de la cantidad de tráfico actual en ninguna de ellas. En esta elevada siniestralidad afecta el estado de conservación y las características de estas carreteras. De hecho los puntos kilométricos donde  suceden accidentes más graves se repiten de forma continuada año tras año. La Nacional 120, la última carretera nacional en cobrarse una vida, aparece en el histórico de siniestros con  una acumulación cada año de accidentes notable por su trazado y características, inalterados desde hace décadas,  en los tramos entre Redecilla del Camino y Castildelgado.
A ellos hay que añadir los registrados en Belorado y Villafranca Montes de Oca donde es tristemente famosa la curva del puerto de La Pedraja que, por su trazado, es una pesadilla para los camioneros.
Más peligrosa es la carretera Nacional I entre las localidades de Rubena y Ameyugo donde, por la longitud del tramo, no se da la concentración de siniestros mortales propia de los  ‘puntos negros’ pero esta aparente seguridad vial es ficticia ya que en esta vía la frecuencia de los accidentes con muertos es de las más altas de las carreteras de la comunidad autónoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.