miércoles, 7 de enero de 2015

Por una recampesinización ecofeminista: superando los tres sesgos de la mirada occidental

Marta Soler Montiel, Universidad de Sevilla
David Pérez Neira, Universidad Pablo de Olavide

Papeles de Relaciones Ecosociales y Cambio Global
FUHEM, nº 121 2013, pp. 131-141
 
Los tres sesgos fundamentales de la mirada occidental –el antropocentrismo, el etnocentrismo y el androcentrismo– influyen en la comprensión cultural y en la organización material de los sectores agrario y alimentario en nuestra sociedad.  El maridaje entre la agroecología y el ecofeminismo nos aporta una nueva mirada que permite deconstruir estos sesgos para construir alternativas alimentarias sostenibles.
 
Así surge la propuesta de recampesinización ecofeminista que permite redefinir el lugar que ocupan las actividades relacionadas con la alimentación, el cultivo y la cocina en nuestra sociedad y economía y que tienen que superar las adscripciones patriarcales del sistema sexo-género y las adscripciones público-privado.

Es fundamental el rediseño de los sistemas agroganaderos hacia una producción agroecológica y la reconstrucción de las relaciones humanas.
 
La alimentación actual se sustenta en un sistema agroalimentario globalizado, crecientemente industrializado y mercantilizado. En medio de la (aparente) abundancia, pervive la incapacidad de garantizar alimentación suficiente y sana a la población mundial, a la vez que crece la degradación del entorno.
Esta forma de alimentarse está en crisis, reflejo de una crisis global y sistémica más amplia.

A esta materialidad alimentaria globalizada subyace una determinada cosmovisión, una mirada del mundo, que la construye, reproduce y legitima. Los valores que guían la interpretación egemónica del mundo, la mirada occidental, moldean materialmente la realidad, también la alimentaria. Necesitamos una nueva mirada para construir una nueva materialidad, no sólo alimentaria sino también civilizatoria. Repensar nuestra cosmovisión implica repensar todos los ámbitos socioculturales, políticos, económicos y materiales.
 
Entre ellos, la alimentación tiene un papel geoestratégico, ya que la forma en que una sociedad se alimenta construye y refleja los restantes ámbitos de organización social.
Necesitamos superar los tres sesgos principales de la mirada occidental –el antropocentrismo, el etnocentrismo y androcentrismo–, y a partir de un maridaje entre agroecología y (eco)feminismo construir una mirada y una praxis alimentaria alternativa que avance hacia una recampesinización (eco)feminista de la vida como nueva estrategia civilizatoria.
 
Los tres sesgos de la mirada occidental
Antropocentrismo,
Etnocentrismo y
Androcentrismo
 
Muy Recomendable "Nefastas costumbres de los Hucheros" (tribu dominante en este planeta). Art. de la revista mensual "Le Monde Diplomatic en Español", Enero 2015 pag. 3.  Periodico que se puede adquirir en los mejores kioscos de este país, o por suscripción...
 
Marta Soler Montiel, departamento de Economía Aplicada II Universidad de Sevilla
David Pérez Neira, departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica, Universidad Pablo de Olavide

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.