viernes, 17 de julio de 2015

La Pila Bautismal de Redecilla del Camino, comentario artístico y cultural

 
 
 
 
 
PILA BAUTISMAL
REDECILLA DEL CAMINO
 
En la Iglesia de Nuestra Señora de la Calle, del pueblo de Redecilla del Camino, en pleno Camino de Santiago, se encuentra uno de los más bellos ejemplares y mejor conservado de pila bautismal, de probable influencia mozárabe, de la provincia de Burgos (siglo XI). 
 
Se alza sobre un pedestal relativamente alto formado por ocho semicolumnas adosadas a un núcleo circular, a semejanza de un árbol, que aunque no armonice con el estilo de la copa, presta una sólida esbeltez al conjunto. Tienen a sus pies las basas áticas que forman una moldura corrida como base de la copa. La profusión y calidad decorativa de la copa son dignas de ser descritas y analizadas.



 
De notables proporciones tiene embocadura labrada, mostrando en su parte superior una cenefa de mimbres o cordón doble muy elegante bajo la que se dispone una decoración en estrechas bandas, que unas veces son sogueadas, otras en zigzag y alguna con pequeños discos redondos, que se superponen en cuatro pisos llenando todo el espacio.
 
Aparecen representadas puertas y ventanas, de diferente aspecto, cuadradas , con arco de medio punto y una fila de óculos, conformando un conjunto de una ciudad imaginaria que podría identificarse con la Jerusalén Celeste (aunque no aparecen claramente diferenciados ni los cuatro lados ni las doce puertas de la Ciudad Celestial), defendida por ocho torreones semicirculares, que coinciden con cada uno de los lóbulos de la embocadura, y por ocho matacanes coronados con cubiertas triangulares ,rematados en una bola, que contienen cuatro triángulos, inscritos unos en otros sucesivamente .
 
 En la obra “El camino iniciático de Santiago” de Jaime Cobreros y Juan Pedro Morín, se nos recuerda que el “ocho es la muerte y resurrección”. Asimismo dichos autores exponen que “la pila debe ser considerada de dentro a fuera: el que es iniciado a nueva vida mediante el bautismo, en su sentido primitivo, consciente, contemplará forzosamente el mundo con otra perspectiva, desde otro mundo, a través de marcos sacralizados.
 
Esta pila es un lugar de transformación del hombre, de interiorización previa de la mirada del que se asoma encima de la concha durante el rito tradicional purificador e iniciador”. “A través de las múltiples ventanas y oculus, el iniciado dispone de una base de conocimiento total, de 360º. Es el nuevo asomarse al mundo, que se plantea de forma muy distinta a la anterior, porque el Hombre es totalmente distinto”.

Para Juan G. Atienza, en su libro “La Ruta Sagrada”, esta Jerusalén celeste,”esta concepción del Axis Mundi, en este caso podría estar referida a Compostela y darle al peregrino la noticia subliminal de la transformación que tendría que sufrir para hacerse acreedor del agua lustral, que le convertiría en conocedor de las claves transcendentes.
 
Al mismo tiempo, la forma semiesférica de la pila sería signo mandálico, apropiado para una llamada a la meditación provocada por la misma estructura y función de la pila”.
 
Independientemente de su función simbólica , y de las variadas interpretaciones que algunos autores citados le dan , entendiendo que el contenido simbólico de esta decoración nos remite a la Jerusalén Celeste a la que el cristiano accederá tras las Segunda Parusía y cuyo primer escalón es la purificación que supone el sacramento del bautismo, la pila de Redecilla del Camino ,es según Luis María de Lojendio y Abundio Rodríguez en su libro “Rutas románicas de Castilla y León , Vol. 2”, “un modelo original al que es difícil asignarle una filiación más o menos directa.
 
Con aire de rudeza y primitivismo tiene ciertos detalles de concienzuda y delicada ejecución. La gran originalidad está en el tema decorativo que ha escogido el escultor. Aunque Redecilla esté en el camino de Santiago, no parece que esta pila bautismal pueda ponerse en relación con el arte que circulaba hacia Compostela ni con las influencias del románico francés. En cambio, el tipo de interpretación que se da al edificio y palacio representado en la pila, se asemeja al de los miniaturistas medievales de raíz hispánica.
 
Redecilla del Camino se encuentra relativamente cerca de la abadía de San Millán de la Cogolla, que fue el más importante centro del mozarabismo castellano. Es muy mozárabe la tendencia al calado de la piedra que se hace patente en esta pila bautismal. Y dentro del área de influencia de la gran abadía riojana tampoco es de desdeñar la que sobre un trabajo de este tipo, y en una dimensión distinta, pudieron tener las tallas de marfil que se cultivaban en San Millán".
 
Fuentes:
.- “La ruta sagrada” de Juan G. Atienza
                 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
.- “El Camino iniciático de Santiago” de Jaime Cobreros y Juan Pedro Morín
                 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.