jueves, 4 de enero de 2018

Asustando a los niños. Cuento de

Nati San Martín.
Avellanosa de Rioja.

–¡Uh! ¡Qué miedo!
–¿Miedo? ¿De qué tienes miedo?
–¿De las tormentas tan negras con tanto rayo y tanto trueno?
–No
–¿Del fuego poder quemarte?
–No.
–¿De los cuchillos que pueden cortarte?
–No.
–¿De montar a caballo y salir al galope?
–No.

–Entonces... dime ¿de qué tienes miedo?
–Del Galandrín, padre. Que me ha dicho usted que está por todas partes cuando la oscuridad se apodera del día.
Es un ser muy malvado que cuando estás solo y a oscuras, siempre quiere agarrarte. Es muy cobarde, porque, siempre te persigue por detrás y no de frente.
–Me ha dicho muchas veces y también me lo ha dicho mi madre: corre, corre que viene el Galandrín. Y yo, corro como alma que lleva el diablo, pues me lo imagino a punto de alcanzarme, queriendo echarme el guante.

–También me da mucho miedo Marín, que siempre nos dice usted que habita en el alto. Así que cuando me dice que suba a por el tarro de harina, no quiero, pues lo veo en el alto con los ojos brillantes, esperándome. Así que cuando bajo la escalera, como una flecha, se me puede derramar la harina y quedarse los cochinos sin cena.
–¿Y, las historias tan tremendas que nos cuenta del Sacamantecas?A ese sí que le tengo miedo, pues va sacando la manteca a los niños de pueblo en pueblo.
–¿Y qué me dice usted del hombre del saco, que roba a los niños y se los lleva metidos en un saco, cuando son malos?
–Le cuento, padre, que el día de carnaval, vienen unos hombres muy raros a querer asustarme, y cuando los veo venir, corro a toda prisa para meterme en casa, a ver si no me ven y de largo pasan.
–¿Y qué pasa el día 31 de Diciembre que me ha dicho que pasa un hombre por la calle que tiene más ojos que días tiene el año? Pues yo, por más que miro, no encuentro a ninguno.
–Y para colmo, La Guardia Civil. Que nos ha metido el miedo con que nos llevará presos si no somos buenos.
–¿Qué habré hecho yo, pobre de mí, para que me lleve La Guardia Civil?

–Ahora que le cuento mis miedos, ¿le parecen bastantes?
–¡Oh, sí! De ellos debes siempre librarte, pues siempre están al acecho en cualquier parte.



Nati San Martín.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.