domingo, 16 de enero de 2011

El San Millan, Paraiso para los sentidos

Naturaleza: una publicación de altura

San Millán, paraíso para los sentidos

La editorial Desnivel publica Montañas de Castilla y León, un apasionado repaso por algunas de las cumbres más significativas de la región •

San Millán representa a Burgos

«Tapizado por las nieves del invierno, conforma un paraje remoto, escondido, mágico...».

Montañas de Castilla y León
R. P. B. / Burgos

Un paraíso para los sentidos, un lugar donde recrearse, evadirse y al que siempre volver.

Así habla el naturalista y montañero Ignacio Sáez Hidalgo del pico burgalés de San Millán en el libro Montañas de Castilla y León, una obra recién editada por Desnivel y la Fundación Patrimonio Natural en la que se hace un recorrido por las 22 cumbres más representativas de la región. El libro, que ha sido coordinado por el propio Sáez Hidalgo y por Eloy Santín, ha sido concebido como un homenaje a las montañas castellanoleonesas por parte de un heterogéneo grupo de apasionados montañeros, que han dado «rienda suelta» a sus conocimientos y sentimientos sobre cada una de las cumbres. Asimismo, ha servido para poner de manifiesto que esta comunidad no es tan llana como la pinta el tópico, sino que está marcada por una enorme diversidad de hermosas cordilleras.
En la presentación del libro, sus coordinadores subrayan que no se trata de una guía de carácter técnico dirigida a la práctica del montañismo, sino que da cuenta de algunas de las más bonitas cimas que a su vez son representativas de un territorio tan extenso como es Castilla y León. «Toda montaña atesora un repertorio ilimitado de imágenes, de apariencias. Si una imagen vale más que mil palabras, se nos hace complicado siquiera pensar el número de palabras que serían precisas para agotar una simple cima. Cada perspectiva, cada momento del día, cada estación del año hacen confluir una serie de factores que determinan que siendo invariablemente la misma, cada vez que la miremos se nos presente distinta a la anterior, absolutamente diferente, sencillamente irrepetible», señalan.
Además de las personales descripciones de cada autor, cada capítulo va acompañado por imágenes espectaculares de las cumbres, además de una serie de recomendaciones para aquellos amantes de la montaña que quieran llevar a cabo una ascensión, así como datos informativos últiles para aquellos que sientan la llamada de la montaña.

San Millán

San Millán es el único pico representativo de la provincia de Burgos.

«Más allá de la dureza del relieve, la montaña es vida, es plasticidad, es el reino de la fantasía hecho realidad. En la sierra de la Demanda, uno de los mayores exponentes de ello son los maravillosos ríos y arroyos que saltan y corretean por sus laderas, encontrando espectaculares conjuntos de cascadas que merecen por sí solas una visita, como es el caso de las cascadas de Altuzarra», escribe Sáez Hidalgo.
En su precisas y bellas descripciones, el montañero burgalés atrapa y seduce al lector, como si él mismo fuera la voz de la montaña un canto de sirena que reclama visitantes que la admiren. Cuando se centra en la ruta que parte desde Santa Cruz del Valle Urbión, escribe: «Remontar el curso del río que da nombre al valle en busca de la cima del Pico de San Millán permite recrearse en un entorno natural, cargado de una magia muy especial que sólo puede encontrarse en unos pocos lugares absolutamente privilegiados. El rumor de las aguas provenientes de un sinfín de cascadas que encontramos a nuestro paso; la frondosidad de un bosque que comienza siendo de pinos y pronto a a paso a los robles, fresnos, serbales y acebos, y que culmina en un espectacular bosque de hayas, seguramente más propio de otras latitudes más septentrionales, y la verticalidad de las paredes rocosas de la parte más alta de nuestro recorrido, descompuestas y fragmentadas como consecuencia de un pasado glaciar que contrasta con la placidez de un lago a 2.000 metros de altura, frecuentemente tapizado por las nieves del invierno, conforman un paraje remoto, escondido, mágico y cuyas condiciones resultan durante muchos meses del año las propias de un ambiente alpino».
No duda, pues, Sáez Hidalgo en señalar que las particulares características de estas montañas «hacen de ellas un destino atractivo para todos los amantes de este medio, tanto por la riqueza del paisaje y del entorno, como por las posibilidades que ofrece, aptas para todos los niveles y dificultades».    



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Da tu Opinión.