sábado, 29 de febrero de 2020

Mapa edad edificaciones en Redecilla de Camino.

En el siguiente mapa se puede observar la edad de los edificios de Redecilla del Camino, los datos provienen del Catastro y están actualizados a Octubre de 2019 .

Cada color representa una década, excepto el Negro que representa todos los edificios anteriores a 1900, que suele ser el casco histórico, en el mapa puede apreciarse como ha sido el desarrollo urbanístico de Redecilla del Camino a lo largo del tiempo.

Mapa por decadas de la edad de las construcciones del municipio de Redecilla del Camino

En la tabla siguiente podemos ver la cantidad de superficie construida (en m2) por década, así como la posición que ocupa el municipio en un Top nacional y provincial para cada década.

Elaboracion:Foro-ciudad.com



jueves, 27 de febrero de 2020

Razones para quedarnos (y frenar la despoblación desde la España rural)

«Nadie tiene que quedarse si no quiere, 
pero debemos garantizar que nadie tenga que marcharse si no lo desea».
«Si no se cumplen los compromisos anunciados, 
aquí nadie creerá en nada, y la esperanza ciudadana es de lo poco que aún nos queda. 
Los pesimistas nos sobran: 
quienes crean que no hay solución, que se aparten y nos dejen hacer»

Guadalupe Bécares

De entre las numerosas provincias de España que pierden población, Zamora cuenta con el triste honor de ser la ganadora: entre el año 2000 y el 2018, su número de habitantes se redujo en un 14,2%. En el epicentro de la España vaciada, Teresa Ribera estrena la vicepresidencia de Transición Ecológica y Reto Demográfico, pidiendo reequilibrar los recursos para garantizar que el Estado del bienestar llegue a todo el territorio.

A comienzos del milenio, cuando el temor que sacudía las televisiones eran las impredecibles e hipotéticas consecuencias que podría tener el llamado Efecto 2000, la provincia de Zamora contaba con 201.777 habitantes. Hoy, ya iniciados los felices años veinte de este siglo, el número se ha reducido a menos de 173.000, incluyendo la capital, que tiene 4.000 personas menos que entonces. Aunque esa no es la única cifra que asusta: solo en el último año, perdió más de cinco habitantes al día y el 12% de sus habitantes supera los 80 años, el doble que la media del país. Sin embargo, pese a que la despoblación en Zamora –y en toda la España rural– tenga muchos números, tiene aún más aristas.

«Nadie tiene que quedarse si no quiere, pero debemos garantizar que nadie tenga que marcharse si no lo desea». Con estas palabras concluía su intervención Teresa Ribera, vicepresidenta para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, que se estrenaba en el cargo en el foro Razones para quedarnos: estrategias frente a la España despoblada, organizado por el periódico La Opinión-El Correo de Zamora, Prensa Ibérica y Grupo Zeta. La idea que perfilaba Ribera –que ostenta, además de la cartera verde, una vicepresidencia que acoge también la despoblación como símbolo de la transversalidad entre ambas áreas– fue constante en todas las intervenciones de la jornada celebrada en el epicentro de la despoblación: Zamora es la provincia española que más habitantes ha perdido en lo que llevamos de siglo, casi un 15%.

«Si queremos que España progrese adecuadamente, necesitamos un reequilibrio del territorio. Vemos con vértigo la acumulación y la espiral de población que se produce en el centro de la península y en las zonas de costa, mientras tenemos un enorme espacio interior en el que uno se siente solo. Por eso debemos reconstruir ese puente y reducir las dificultades a las que se enfrentan las generaciones presentes y futuras con políticas que nos ayuden a quedarnos donde queremos», reclamaba la vicepresidenta. Y añadía: «es difícil que el problema de la despoblación se resuelva desde Madrid solo con que alguien publique en el BOE cómo hacerlo. Aquí no vale la pasividad ni el individualismo: toca que cada administración ejerza sus competencias, de manera que el resultado sea mucho más que la suma de las partes».

De esta manera, Ribera aludía a la necesidad de que las políticas públicas sigan un esquema de transición justa en el que nadie se quede atrás y en el que «no sobre nadie». De hecho, tras su intervención en la ciudad del Duero, su agenda la llevó a León, donde acudía para participar en la puesta en marcha de la Mesa del futuro de León, una iniciativa impulsada por los sindicatos para exigir más inversiones e infraestructuras en una provincia donde la minería –uno de los sectores llamados a desaparecer con la descarbonización– aún tiene un peso importante.

«Debemos trabajar para recuperar la confianza de las personas que deciden quedarse en las zonas despobladas, donde los movimientos sociales son especialmente sensibles y reclaman de forma justa que no por ser pocos se deben tener menos derechos», pedía Ribera. Asimismo, la vicepresidenta aludía al auge de plataformas o partidos como Teruel Existe que, con su éxito electoral en los últimos comicios, ha abierto la puerta al nacimiento de partidos similares en provincias de zonas donde le problema de la despoblación es especialmente grave, como en Castilla y León o Extremadura. No en vano, representantes de este tipo de asociaciones se reunieron la pasada primavera en Madrid en una manifestación que congregó a más de 50.000 personas que pedían servicios y derechos para la España vaciada.

    Teresa Ribera: «Nadie tiene que quedarse si no quiere, pero debemos garantizar que nadie tenga que marcharse si no lo desea»

«Aquí hemos hecho las maletas más veces de las que podemos recordar. Lamentablemente, para los jóvenes de Castilla y León, el proceso natural parece ser: naces, creces y emigras», lamentaba María José Pérez, una de las impulsora de Jóvenes por Castilla y León, un movimiento social surgidos en los últimos meses. Aunque los miembros de esta asociación se reúnen presencialmente en Madrid, han logrado crear una comunidad virtual de miles de emigrados a distintas partes del globo. «Queremos que los jóvenes no se vean obligados a emigrar, que exista un futuro para los que aún viven aquí y que las personas que nos hemos ido tengamos la oportunidad de poder volver sin que eso suponga una renuncia profesional», demandaba la joven.

Uno de los mayores caballos de batalla del colectivo –que, estas pasadas navidades llenó las redes de fotos de miles de jóvenes cargados de maletas bajo el hastag #QueremosPoderVolver– es la denuncia por la falta de oportunidades para una generación que soporta las consecuencias de la doble crisis económica y demográfica. Es decir, para aquellos que han crecido y estudiado en la comunidad pero que, para desarrollar su carrera profesional, han tenido que irse fuera. De hecho, Castilla y León es una fábrica de talento que no consigue retener: mientras los colegios e institutos obtienen una de las mejores puntuaciones en indicadores como el Informe Pisa, el 35% de los jóvenes universitarios de Castilla y León no residen allí, según los datos recogidos por un estudio de la UAB. Esto es el doble que la media nacional.
Iniciativas y emprendimiento para salvar al medio rural

Detrás de esas cifras se esconde la incontestable realidad de la falta de inversiones e infraestructuras que llevan décadas yéndose a otras partes de España. Por ejemplo, según los datos del Ministerio de Economía, el 85% de las inversiones extranjeras fueron a parar a la Comunidad de Madrid en los primeros meses de 2018. Se trata de un pez que se muerde la cola: sin infraestructuras y servicios hay menos trabajo, la población emigra, se reducen aún más los servicios básicos y la situación se hace insostenible.

«La despoblación es un problema que condena a la desaparición a miles de municipios y al que hay que enfrentarse unidos y sin colores políticos. Si los datos demográficos, económicos y sociales del presente son malos, aún peores son las predicciones. No se trata de jugar a ver quién gana en el ranking de la despoblación, sino de hablar de un problema sobrevenido en zonas muy concretas de España», intervenía Cipriano García, presidente de Caja Rural de Zamora, que incidía en el problema del envejecimiento de la población en la economía local y pedía actuaciones e inversiones concretas en los presupuestos generales que serán presentados próximamente. «Si no se cumplen los compromisos anunciados, aquí nadie creerá en nada, y la esperanza ciudadana es de lo poco que aún nos queda. El tiempo de las palabras y los estudios ha llegado a su fin y es hora de ponerse en marcha. Los pesimistas nos sobran: quienes crean que no hay solución, que se aparten y nos dejen hacer», concluía.

    María José Pérez: «Para los jóvenes de Castilla y León, el proceso natural parece ser: naces, creces y emigras»

En un país donde quedan 5.000 municipios de menos de mil habitantes –y donde 900 han desaparecido en los últimos quince años–, los que deciden emprender en el mundo rural exigen más ayudas e iniciativas públicas y privadas que faciliten esa titánica labor. Una de las más recientes es Correos Market, lanzada por la empresa pública como medida de apoyo a los comercios locales. El planteamiento es sencillo: aprovechar la enorme capilaridad del servicio de Correos –que dispone de 2.400 oficinas y más de 30.000 carteros repartidos por todo el territorio– para ayudar a que los pequeños productores puedan comercializar sus productos fuera de su municipio sin coste adicional y con el único requisito de pasar un control de calidad certificada. «Se trata de ayudar a dinamizar la economía del país y apoyar a que los ciudadanos que lo deseen puedan permanecer en su pueblo, a cumplir el derecho a habitar donde uno quiera que recoge nuestra Constitución», explicaba Juan Manuel Serrano, presidente de Correos.

El 54% de quienes deciden emprender en esa España olvidada son mujeres. «Que nosotras nos quedemos tiene que ser un objetivo prioritario. Hay que llevar la voz del mundo rural cuando se habla de políticas de género, y hablar de políticas de género cuando se habla del mundo rural. Si hemos interiorizado que para afrontar el problema del campo debe hacerse desde la perspectiva de las mujeres, no podemos aceptar que se legisle para el campo desde la ciudad, es decir, que se tomen decisiones que nos afectan sin contar con nosotras», razonaba por su parte Teresa López, presidenta de Fademur. También refería a las peticiones de los agricultores, que estos días salían a la calle para pedir un precio justo por sus productos. «¿Es sostenible comprar productos más baratos, pero que han recorrido miles de kilómetros y que tienen una enorme huella de carbono, pero no pagar al del pueblo de al lado una remuneración justa? Al final, como dice un colega portugués, las ciudades hoy quieren ser verdes, sostenibles e inteligentes sin tener en cuenta que eso ya existe… y que se llama campo», finalizaba.

Digitalización y conectividad, un asunto pendiente

Emprender o vender productos de calidad a través de la red se ha convertido en un gran mar de oportunidades… si tienes Internet. España es líder en la implantación de fibra óptica, pero la velocidad a la que se aspira desde los planes de UE no llega a más del 25% de la población: existen más de 4.000 municipios en los que no se alcanzan los treinta megas y, en otras 2.600 localidades, ni siquiera los diez, según publicaba Hispasat en 2017.

    Aunque es la segunda comunidad con mejores datos en el informe Pisa, el 35% de los jóvenes universitarios de Castilla y León no residen allí

Lograr una mejor conexión de todo el territorio es una de las peticiones principales de los colectivos en defensa del mundo rural ya que, sin él, es difícil imaginar el establecimiento de grandes empresas, la vuelta de profesionales autónomos o de aquellos que apuesten por el teletrabajo o, simplemente, que haya un desarrollo normal de las escuelas, consultorios médicos o farmacias. «La digitalización es la gran oportunidad para revertir el proceso de despoblación abandono del medio rural. Ha roto barreras de espacio y ha creado un mundo sin fronteras. Ha acabado con las barreras de tiempo, las económicas y también con las que existían con los intermediarios. Hoy, más que nunca, el ámbito rural puede aprovecharse de estos beneficios en la salud, la cultura o la medicina», defendía Antonio Vargas, manager institucional de Google España y Portugal, y planteaba que: «las posibilidades de aplicar el big data y el IoT en el campo, en las bibliotecas y en los consultorios médicos como herramienta para luchar contra una emigración no deseada sino asumida».

¿Pero cómo cerrar esa brecha digital? «Las infraestructuras son una condición necesaria, pero no suficiente. Las redes de datos, la banda ancha… Todo eso permite escalar y que los procesos se hagan de forma progresiva. No se trata de acertar de pleno al principio, sino de echar a rodar con algo pequeño, probar e irlo desarrollando en función de su crecimiento. Esos costes marginales de la producción, tan bajos en el mundo rural, son muy importantes», subrayaba Miguel Ángel González, director de Minsalt.

«Los datos son los que son y tampoco podemos generar expectativas que son irreales de base: se trata de un reto complejo, pero existen una voluntad y un trabajo que generan ventanas de oportunidades que no existían hace una década. Una vez que tenemos eso claro, que el diagnóstico está hecho y la hoja de ruta marcada, es hora de tomar decisiones», concluía por su parte Ignacio Molina de la Torre, director del Comisionado del Gobierno frente al Reto Demográfico. Para ello, el pasado mes de marzo se aprobó una Estrategia Nacional que trazaba directrices para atajar la despoblación, el envejecimiento de las zonas rurales y los efectos de la población flotante con ochenta medidas transversales para fomentar la conectividad, ayudar al emprendimiento y garantizar los servicios básicos.

La creación de una vicepresidencia verde que abriga bajo su paraguas el reto demográfico, la revolución de los movimientos sociales y de los partidos políticos que piden voz para la España vaciada, las iniciativas públicas y privadas contra la despoblación. Decenas de congresos y hubs que buscan cómo combatir la despoblación, un asunto que, como todos los problemas complejos, no parece tener una solución sencilla. La meta, aunque suene hoy a utopía, es simplemente cumplir con lo que recoge la Carta Magna: garantizar que todas las personas tengan los mismos derechos, sea cual sea su género, raza y religión… y vivan en el lugar en el que vivan.

martes, 25 de febrero de 2020

Coronavirus: ¿Afectará al Camino de Santiago?

No hay que practicar ningún método de adivinación para entender 
que el número de peregrinos jacobeos va a descender este año.
Es muy necesario que se estudien, se informen, se exijan 
y se practiquen estrategias de prevención, contención e intervención,
al menos en y para todos los establecimientos de concurrencia pública del Camino de Santiago.
Vamos a confiar en la ciencia y a ser positivos en la esperanza de que 
todo lo que ahora ocurre no será más que una pesadilla invernal, 
y que en primavera, como sucedió con la gripe aviar, haya remitido.


A los historiadores no nos complace hacer ejercicios de ciencia ficción, máxime cuando en el plano científico la información, dada la novedad de este virus procedente de China, no permite hacer grandes conjeturas. Por lo tanto, una respuesta rotunda a la pregunta del título no es posible, pero sí lo es hablar de los daños colaterales, que ya están en marcha, y de la prevención exigible, por el momento inexistente en el ámbito del Camino.

Si miramos al pasado constatamos que las grandes epidemias, ahora denominadas, acaso para suavizar la lectura, emergencias sanitarias globales, afectaron gravemente a la peregrinación. Un caso bien conocido es el de la peste negra, que también desembarcó en Europa desde China.

Está bastante bien estudiada la llegada de la muerte negra, como era conocida la peste bubónica, a España y Galicia. Penetró a través de las rutas comerciales y, de forma más rápida y directa, por los puertos. Se constata que en 1348 ya había desembarcado en Baiona y A Coruña, en el segundo caso a través de un navío procedente de Burdeos.

En julio, que es el mes de Santiago, de 1348, la peste ya causaba estragos en Compostela según la crónica del rey Alfonso XI. Esta prontitud ha propiciado un reciente estudio, publicado en Scientific Reports (2017) por dos investigadores del CSIC. Su hipótesis es que la pandemia no llegó a Galicia por mar, o al menos solo por mar, sino a través del Camino de Santiago terrestre.

La peste acabó, en el siglo XIV, con prácticamente la mitad de la población europea, y si por una parte contribuyó a desarrollar nuevas formas de piedad, resulta evidente que su impacto fue brutal en los desplazamientos, con muchas ciudades cerradas mientras duró el proceso, y desde luego en la aportación cuantitativa de peregrinos en los años posteriores. Los brotes de peste se fueron sucediendo en la Edad Moderna, con un ligero avance en las medidas de profilaxis que atenuó sus efectos en relación con el Medievo.

Ya en la época contemporánea fue igualmente devastador, y está por conocer su impacto en el flujo de peregrinos, el cólera morbo, también procedente de Asia y con episodios recurrentes a lo largo del siglo XIX; tan solo en España mató a 800.000 personas. De nuevo Galicia, ahora a través del puerto de Vigo, fue puerta para su penetración en España (1833). Se desarrollaron entonces cordones sanitarios para navíos y personas afectadas, lo mismo que acaba de ocurrir en Yokohama (Japón) con el crucero Diamond Princess, fondeado en su bahía, pero en aquel caso, al igual que ahora, con escaso éxito hasta que el italiano Filippo Pacini aisló el bacilo, siendo un catalán atento a los estudios de Pasteur y Koch, Jaume Ferrán i Cluá, quien elaboró la primera vacuna en 1884.

Pues bien, desde luego no ha sido nuestra intención alarmar, porque es evidente que los tiempos han cambiado, y que la ciencia ha evolucionado muchísimo desde el siglo XIX, y ya no digamos desde el siglo XIV, pero no cabe duda de que el turismo en general, no hay más que ver la cotización bursátil de las empresas del sector, va a sufrir mucho en 2020.

Más allá de la evolución de esta peste moderna del coronavirus, y de saber si será un problema sanitario estacional como la gripe, o más prolongado en el tiempo, el miedo se va instalando rápidamente. Es lógico que esto suceda en Asia, donde las medidas radicales de aislamiento aplicadas a millones de habitantes en China han tenido ya su réplica en Corea del Sur, que acaba de hacer lo propio en la ciudad de Daegu, de 2,5 millones de habitantes. Y lo que parecía algo lejano se ha tornado en una seria amenaza con la infección registrada en el Norte de Italia (regiones de Lombardía, Véneto y Piamonte). Pese a los avances científicos y tecnológicos, no queda más remedio que recurrir al viejo sistema de la cuarentena y el aislamiento, y a la reclusión en lazaretos, ahora de una dimensión gigante.

No hay que practicar ningún método de adivinación para entender que el número de peregrinos jacobeos procedentes de Asia va a descender este año notablemente, tanto los coreanos, que en 2019 supusieron el 2,37% del total (7º país emisor del extranjero), como los chinos, país emergente, donde sumados los continentales, hongkoneses y taiwaneses han alcanzado un 0,82%. La psicosis colectiva también ha llegado a Japón, otro 0,42% de la cesta, y a otros países asiáticos y del Pacífico como Filipinas o Australia. Pero al citar a Italia ya estamos hablando del núcleo duro, del país extranjero desde el que llegan más peregrinos, y es posible que esto no haya hecho más que comenzar, y que vuelvan a estar de actualidad las novelas de Thomas Mann o Albert Camus.

Ocultar o minusvalorar el problema para evitar males mayores puede ser contraproducente, recordemos en España los efectos de esta política en los casos de la colza, el Prestige o, ahora, el basurero de Zaldibar. Japón está haciendo algo similar para evitar la alarma social, y por supuesto para que los Juegos Olímpicos no acaben como el Mobile World Congress de Barcelona o la Semana de la Moda de Milán. Sin embargo, también es sumamente peligrosa la deriva apocalíptica, con propagación de bulos por las redes sociales que estigmatizan a los asiáticos, multiplican el precio de las mascarillas y vacían las estanterías de los supermercados. En estas circunstancias el miedo puede derivar en pánico, y éste en violencia.

En el caso de que la afección y expansión del coronavirus no remita pronto, la debacle está asegurada a nivel mundial y no solo para el Camino de Santiago, sino que el turismo y el comercio van a sufrir un serio revés, y por lo tanto la economía global. La gente postpondrá los viajes de placer por el miedo a las concentraciones, los aeropuertos, los aviones, el aumento del riesgo de contagio… Aunque si el mal no llega a la Península Ibérica ocurrirá lo mismo que en la pasada crisis económica: los nacionales dejarán de ir al extranjero y tendrán en el Camino una buena alternativa para viajar por su país.

¿Estaría el Camino de Santiago preparado para la peste moderna? Nos tememos que no, que la desolación sería inmensa para numerosos negocios, pueblos, comarcas. ¿Se ha tomado alguna medida preventiva? Pues hasta ahora hemos indagado y tan sólo una Asociación de Amigos del Camino, de un Camino Portugués a día de hoy lleno de coreanos, ha solicitado la elaboración de un protocolo para evitar los contagios, pero pensando solo en los peregrinos asiáticos, como si el virus hiciese distingos entre razas. Es evidente que si no nos tomamos en serio el problema, el Camino de Santiago podría volver a convertirse en un peligroso canal de transmisión, y su imagen podría quedar tocada por una larga temporada. Resulta por tanto exigible que de inmediato, tanto los responsables turísticos como los sanitarios, hagan un análisis de riesgo y elaboren un método para la detección y el control de la epidemia aplicable al Camino.

Sin caer en el alarmismo o el derrotismo, vamos a confiar en la ciencia y a ser positivos en la esperanza de que todo lo que ahora ocurre no será más que una pesadilla invernal, y que en primavera, como sucedió con la gripe aviar (2009-2010), habrá remitido y será solo un triste recuerdo. Ojalá que así suceda con la mediación de San Roque de Montpellier, nuestro santo peregrino abogado contra la peste.

*Antón PomboPeriodista especializado en el Camino de Santiago e historiador

lunes, 24 de febrero de 2020

Sobre moral, veganismo, ecología, antiespecismo y producción alimentaria, (y mundo rural)



Tengo muchos amigos, cada vez más, que no consideran "moralmente lícito" comer carne de otros animales. Y ya no se trata de una cuestión marginal, se está convirtiendo en una nueva ética, un nuevo tabú cultural. 

Nada que objetar al tabú en sí, yo mantengo otros, como por ejemplo no comer carne humana: por eso sé que contra el dogma es difícil razonar.

Nada que objetar tampoco a los cambios: la antropología me enseñó que la moral humana no es universal ni inmutable, y que lo que en una determinada sociedad y en un determinado momento es perfectamente admisible, en otra sociedad o en otro tiempo, se considera un comportamiento socialmente pernicioso. 

Pero en el imperio global en el que habitamos, de la misma manera en la que se ha estandarizado la cultura, las preferencias estéticas, el lenguaje, la moneda o las estructuras socio-económicas; también la moral está abocada a la uniformidad (Nota 1)
Se impone la globalización, y con ella una cultura urbanita, desarraigada, ajena y profundamente ignorante del entorno rural y del ecosistema (Nota 8); educada por Walt Disney, tremendamente sobreprotectora con los animales, pero no con el entorno que los sustenta.
Una cultura primermundista, implacable con los últimos vestigios de un primitivismo cultural más reciente de lo que es capaz de asimilar; pero indulgente con el capitalismo que explota la naturaleza, la desnaturaliza, la utiliza y que va camino de esquilmar.

Los urbanitas vemos la comida en el estante del súper, y no nos planteamos cómo se ha producido eso. Nos cuesta imaginar que comemos animales muertos, como los linces o los lobos. Nos repugna nuestra propia animalidad. Renegamos del primitivismo y nos acogemos al civilizado ciudadanismo que esconde las vergüenzas bajo hipnóticas alfombras de plasma.

Yo soy omnívora, como lo ha sido el 99% de la humanidad a lo largo de su historia (Nota 7). Somos animales y comemos otros animales, además de recolectar y luego sembrar, y criar animales, como las hormigas crían pulgones. Y no me avergüenzo, porque para seguir vivos, todos los animales tenemos que comer otros seres vivos, sean animales o plantas. 
También éstas últimas tienen sentidos, a través de los cuales obtienen informaciones que les permiten tomar decisiones sobre su propia supervivencia y la de la comunidad con la que se interrelacionan, además de que les sirven para comunicarse con otras plantas, percibiendo señales olfativas a través de sus hojas (p.ej., esa señal de ¡Peligo! que nosotros percibimos como olor a hierba recién cortada), y emitiendo "sabores" a través de sus raíces y redes de hongos. Mediante el micelio, se  comunican entre ellas y con otros organismos; comparten nutrientes, piden ayuda, o emiten señales de alerta.  (Nota 10)

Los humanos estamos envenenando  un  planeta que no es sólo nuestro.

Los humanos, como especie, no somos responsables de nuestra propia biología, de que para seguir vivos tengamos que comer otros seres vivos (sean animales o plantas), pero sí de nuestras relaciones y actuaciones con las demás especies y con el ecosistema, que es común.

Por eso, a mí lo que realmente me da vergüenza no es que ocupemos nuestro puesto en la escala trófica, sino que estemos envenenando el planeta y destruyendo un ecosistema que no es sólo nuestro. 

No creo que sea menos ético el comportamiento del lince por cazar conejos que el del conejo por comer hierba, ni me hace falta ser vegetariana, animalista ni antiespecista para ver diferencias morales entre criar cerdos que no conozcan más que la tortura de vivir en un metro cuadrado, y criarlos de forma que se pasen la vida hociqueando en una dehesa.

Los pequeños agricultores van camino de ser meros franquiciados de las multinacionales de semillas, y los pequeños ganaderos no pueden competir contra la producción industrial de carne y lácteos, en un sector regulado para extinguirles. Vamos camino de dejar morir los pueblos, y perder con ellos un sistema de producción alimentaria ecológica y sostenible, en favor de otro industrializado y globalizado. 

La única forma de producir carne no son las granjas industriales. Se puede criar ganado de una forma más ética, lógica y ecológica, con pasto y forraje, como se ha hecho tradicionalmente (y aún, marginalmente, se sigue haciendo). Eso sí, hay que currárselo 365 días al año: trashumar, subir a las vacas al monte, mover el ganao, sacarlo a pastar... y por otra parte, proteger la diversidad genética (razas autóctonas, adaptadas al entorno) y mantener los derechos de paso y pasto comunales que persisten, pretenden que arcaicamente, en nuestra legislación. Un ejemplo: a día de hoy, sólo quedan 80.000 de los 125.000 km de vías pecuarias, el resto (36%) está en manos privadas por la desidia o con la connivencia de las autoridades. En cambio, las leyes que favorecen a las multinacionales, se cumplen a rajatabla...


Pero, ¿podríamos producir suficiente carne para mantener un nivel de consumo similar al actual, utilizando sólo ganadería extensiva? 
A día de hoy mantenemos menos ovejas (-6%), menos cabras (en torno a un -40%) y una cantidad insignificante de equinos; comparado con los niveles de 1950 a 1980, antes del cambio de modelo productivo.
En cambio, hemos pasado de criar 4 a 6 mill de vacas, y de 7 mill de cerdos para consumo nacional, a 10 mill. Pero el verdadero problema, es que además, criamos otros casi 17 mill para exportar, cuyos beneficios los disfrutan principlamente los accionistas de las multinacionales, mientras a nosotros sólo nos queda soportar la contaminación y el trabajo precario que nos deja.
Si recuperáramos la ganadería extensiva, podríamos producir de forma más ecológica y ética un 70% de la carne que consumimos, incluso un aumento de la producción podría ser sostenible, si se van recuperando bosques y zonas de pasto (Nota 5)


Y con ello, se mantendría el entorno rural, se prevendrían incendios, se malgastaría menos agua, se contaminaría menos (en el campo, las bostas abonan, fijan carbono en el suelo y generan biodiversidad porque contribuyen al transporte de semillas; mientras que en una granja industrial, los purines pueden contaminar acuíferos y ríos (Nota 11)), se transportarían menos piensos, se lucharía contra la globalización del mercado alimentario y la despoblación del entorno rural, y se garantizaría nuestra soberanía alimentaria (¿o no interesa?).



Ahora bien, el hecho de que sea ecológica y productivamente viable, no significa nada. El modelo de la ganadería industrial necesita menos mano de obra, da más beneficio por dólar invertido, y sólo hay que esperar sentado a que suban la acciones (hasta que se abarate la producción de carne sintética Nota 14) , así que es el favorito de los millonarios. Ellos tienen el dinero, ellos mandan y ellos legislan en función de sus intereses; lo que hace imposible reconducir el sistema productivo alimentario que padecemos, que es lo que supone una amenaza, no sólo para la supervivencia de los pequeños productores, sino también para el propio ecosistema.



Como las macrogranjas de porcino, que son un cáncer para los ecosistemas en los que se asientan y para la economía de los pequeños ganaderos, además de una vergüenza para el sector de la ganadería, que durante siglos ha velado por el ecosistema, y ahora su metodología pasa por desnaturalizar la naturaleza hasta límites aberrantes, dejando la filosofía de la ganadería tradicional fuera del juego de la economía global.
En las granjas avícolas, tras generaciones de reproducción en incubadoras, las gallinas han perdido el instinto de cría, protección o supervivencia.   Algo deberíamos aprender de ello.


Los pequeños agricultores van camino de ser meros franquiciados de las multinacionales de semillas (SGAE de las semillas, Nota 2), y los pequeños ganaderos están condenados a perder una desigual batalla contra la "producción industrial" de carne y lácteos (CAP, Nota 4). Vamos camino de dejar morir los pueblos, y perder con ellos un sistema de producción alimentaria ecológica y sostenible, en favor de otro industrializado y globalizado, y, para más inri, justificándolo en base a unos valores, como el animalismo y antiespecismo, que no sé si se pueden asociar con la ecología. (Definitivamente, no: ver Nota 9)


Los argumentos contra la sostenibilidad ecológica de la producción tradicional de carne son más que discutibles, cuando se dan, porque normalmente los animalistas sólo se acuerdan de que existe el medio rural cuando hablan de toros. La propaganda (Ver crítica a “Cowspiracy” Nota 6) que pretende demostrar que el veganismo es la opción más ecológica (o sostenible, como prefieren llamarlo), se basa en engañosas teorías elevadas a verdad científica, como la de que la única forma de producir un kilo de carne es invertir diez de soja. ¿A qué ignorante urbanita se le ocurrió eso? Quiero verle escalando despeñaderos en Gredos para alcanzar brotes verdes, comiendo hierba del suelo en un prao, y en invierno, alfalfa. Dudo que las jaras del monte le resulten apetitosas… pero a una cabra sí. ¿No es más lógico y práctico dejar que la cabra se coma la jara y luego comernos la cabra?

Parece mentira que sea necesario recordar que la ganadería existía antes de que se comenzaran a utilizar piensos y se implantara el modelo industrial. Sólo alguien totalmente desconectado de la vida rural e incapaz de concebir otro sistema productivo que el de las inhumanas granjas industriales, sólo alguien que nunca ha visto un pastor, puede afirmar tal disparate. Pero es esa gente la que se declara ecologista, mientras defiende un escenario en el que los únicos que ganan son los accionistas de Bayer-Monsanto.

¿En qué ayuda al equilibrio ecológico que acallemos nuestras recién estrenadas conciencias antiespecistas consumiendo Mc Vegan, si no luchamos contra el capitalismo global que esquilma el planeta en beneficio de unos pocos?

¿En qué ayuda a la naturaleza que dejemos de comer carne, si seguimos viviendo en un sistema que nos obliga a alimentarnos con proteína vegetal proveniente de monocultivos intensivos ubicados a miles de km, cuyos beneficios revierten únicamente en las multinacionales propietarias de la patente de las semillas, los herbicidas y pesticidas?



¿Dónde hay más biodiversidad, en una dehesa o en un invernadero de espinacas? (Nota 3)

¿En qué ayuda al equilibrio ecológico que acallemos nuestras recién estrenadas conciencias antiespecistas consumiendo Mc Vegan, y Whiskas (Nota 13) para las relucientes mascotas que pueblan nuestras urbes primermundistas, si no luchamos contra el capitalismo global que esquilma el planeta en beneficio de unos pocos?



¿Porqué tenemos tanta información y preocupación sobre el cambio climático o la salud del Ártico y tan poca sobre los ecosistemas que nos rodean, la salud de nuestros mares, ríos y acuíferos, los estragos causados por los transvases y sondeos, la gestión de las Confederaciones Hidrográficas (Nota 11), el mantenimiento de montes y bosques, el imparable aumento del porcentaje de suelo alfastado, la supervivencia de la fauna autóctona o la diversidad genética de nuestra flora, el equlibrio químico y biológico de nuestros suelos (Nota 12), o la eficacia en la gestión de basuras, contaminantes y aguas residuales por parte de nuestros ayuntamientos e industrias? ¿Lo solucionamos todo subvencionando empresas privadas para que produzcan e instalen energías renovables, subiendo los impuestos al petróleo, prohibiendo el acceso a las ciudades de coches no eléctricos? 

...

Necesitamos comer, y necesitamos tomar conciencia del destrozo medioambiental que supone el actual sistema productivo alimentario en un capitalismo global. 
Pero pensémoslo en profundidad y atendiendo a todos los factores, porque si confundimos el problema, confundimos la solución.
Empeñarse en presentarlo como una cuestión de moral personal o de buenismo superficial, mientras se ignora el verdadero problema, implica dejar la soberanía alimentaria en manos de los productores de semillas, justo ahora que las están intentando "privatizar". 





--------------------------------------------------------------------------------------------------


(Nota 1)  Tanto "moral", del latín mōris, como "ética", del griego ethos, se podrían traducir como "costumbre". Utilizo ambas palabras para definir el mismo concepto: el conjunto de normas que regulan la convivencia social. 




 
(Nota 2) La SGAE de las semillas   
Como consecuencia de la entrada en vigencia de los diferentes tratados de libre comercio entre los gobiernos de Colombia y de Estados Unidos, la resolución 970 del Instituto Colombiano Agropecuario, prohíbe a los campesinos almacenar  las semillas de sus propias cosechas para siembras futuras, permitiendo únicamente la compra de semillas “certificadas”, un recurso legal que favorece a empresas multinacionales.  Ésta medida atenta contra una de las prácticas más ancestrales de la agricultura(...). Lo que es más alarmante es que la ley establece sanciones económicas y de cárcel para quienes almacenen sus propias semillas. http://www.elcampesino.co/en-colombia-existe-una-ley-que-prohibe-a-los-campesinos-almacenar-sus-semillas-para-darle-prioridad-a-multinacionales/
El Mercado de las Semillas (…) Las seis grandes productoras de semillas (Syngenta, Bayer, Basf, Dow, Monsanto y DuPont) manejan el 59,8% del mercado de las semillas del mundo y el 76,1% de agroquímicos. “Es un oligopolio”, enfatiza, desde México, Silvia Ribeiro. “Hace 30 años ninguna empresa semillera controlaba más del 1% de todas las simientes comerciales que se vendían en el planeta. (…) resulta muy preocupante, porque son la llave de la cadena alimentaria”, dice Ribeiro. En el comienzo de nuestra civilización había unas 10.000 especies, pero hoy se cultivan solo entre 150 y 200. En la India, a principios del siglo XX, se catalogaban 30.000 variedades, ahora, en el 75% del país se plantan únicamente 12. ¿Y en España? En los años setenta encontrábamos 350 tipos de melones distintos, y ahora apenas hay diez. En Tierra de Campos (Palencia), una comarca de clima extremo, Jerónimo Aguado tiene plantadas ocho hectáreas de cereales. Su “agricultura”, cuenta, “es del recuerdo”. Recuperar las semillas de sus padres y abuelos. La cebada caballar o el trigo candeal. Esas son las especies con las que trabaja este agricultor. Antes había cien variedades autóctonas, ahora han dejado de plantarse bajo la polvareda de las simientes que imponen las multinacionales. “Te venden semillas homogéneas. ¡Cómo si fuera lo mismo plantar aquí o en la rivera del Guadalquivir!”, zanja Aguado.
Aplicación de la normativa sobre certificación de semillas en España: Ya hay agricultores multados por esquejar sus propios árboles con otros árboles suyos también, pero como las semillas eran de una multinacional, pues eso, multa por no pagar los correspondientes "derechos de autor". En el enlace de abajo, se explica cómo se está poniendo ya en práctica (...)“Le pedí a un amigo unas varillas y las injerté en unos árboles. Por probar”. Como él, cientos de agricultores, muchos en Valencia, comenzaron a probar la variedad. No sabían que la UE tramitaba el registro de esa mandarina, una especie de patente que protege la investigación y el desarrollo de variedades vegetales. La patente la había solicitado una empresa francesa, Nadorcott protection, en la que participa Les domaines agricoles, vinculada a la familia real marroquí (...) El agricutor ha pagado la multa, que cifra en unos 12.000 euros(...)
(...) tres empresas controlarán casi el 60% de las semillas, casi el 70% de los pesticidas y productos químicos para el cultivo alimentos y casi todas las patentes de los transgénicos. "Estas nuevas mega-corporaciones van a expandir su poder y eliminar de la competencia a las pequeñas empresas locales"(...)  todos estos movimientos empresariales llevarán a la agricultura global a una nueva era.

Heinz es una productora de alimentos procesados, perteneciente a la multinacional Philips Morris que, junto a otras, son responsables de la destrucción de las economías locales, de problemas medioambientales y de un estilo de alimentación que malsano. En el caso de Heinz, lo que no es tan conocido es que una parte de sus ingresos provienen de producir y vender semillas a los mismos agricultores a los que después compra los tomates con los que elaborará su famoso kétchup. Estos tomates se producen bajo agricultura industrial intensiva:  minimización de mano de obra y uso de plaguicidas y fertilizantes químicos. Heinz tiene registradas varias decenas de variedades de semillas, este año ofrecen 58. Todas ellas son híbridas, es decir, han sido sometidas a un proceso que hace que sus descendientes no se comporten tan bien en el campo como ellas; por eso los agricultores que las siembran tienen que volver a comprar las semillas cada año. http://soberaniaalimentaria.info/otros-documentos/debates/420-el-monopolio-del-tomate

(...) Al igual que Monsanto, Bill Gates se dedica también a tratar de destruir la agricultura campesina en todo el planeta, principalmente a través de la llamada Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA). Ésta funciona como caballo de Troya para despojar a los campesinos africanos de sus semillas tradicionales, sustituyéndolas por semillas de las empresas (...). Para ello, la Fundación contrató en 2006 a Robert Horsch, directivo de Monsanto.
  http://www.jornada.unam.mx/2010/10/09/opinion/024a1eco
Todos conocemos la cebada, la cerveza y su proceso de elaboración. Son viejas tradiciones al alcance de todos. Sin embargo, la Oficina Europea de Patentes (EPO, por sus siglas en inglés), ha concedido una patente a Heineken y Carlsberg de la cebada cultivada de manera tradicional. Con la patente, estas multinacionales pasan a ser dueñas de la cebada (...)" .
Un agricultor de Huelva ha sido condenado a cuatro meses de prisión, inhabilitación para el derecho al sufragio, multa, indemnización y costas procesales, por incurrir en un delito contra la propiedad industrial al multiplicar sin "la correspondiente autorización del titular, Rústicas del Guadalquivir S.L., licenciataria en exclusiva en España", de 800 ejemplares de arándano Snowchaser. Esta nueva condena se suma a la de un agricultor de la provincia de Burgos que también ha sido condenado a seis mes de cárcel por falsificar la identidad de 8.470 kgs. de trigo. http://www.agroinformacion.com/nueva-condena-cuatro-meses-carcel-agricultor-uso-ilegal-variedades-este-caso-arandano/
El canon por reutilización de la semilla obtenida en la propia explotación, que grava el uso por parte del agricultor de semilla de su propia cosecha para sembrar en sus parcelas en la campaña siguiente supone un coste medio de 2€/Ha, . En total, los agricultores de Castilla y León se verán obligados a pagar 3,5 millones de euros.
Condena a un agricultor a una pena de prisión de seis meses, inhabilitación especial para el derecho al sufragio pasivo, multa, pago de indemnización por los daños y perjuicios causados y de las costas procesales, por la reutilización de la semilla obtenida en su explotación agrícola. 






(Nota 3)  Impacto ambiental de la agricultura industrial. Biodiversidad (ganadería Vs agricultura)
(...) Visiten un campo ganadero y otro agrícola en una misma región y anoten la diversidad de formas de vida que ven en cada uno de ellos. Este ejercicio se puede hacer registrando solo la presencia de aves, anfibios, reptiles, peces, mamíferos, mariposas, hongos o plantas, o de todos estos grupos. El resultado será inequívoco: un cultivo (soja, trigo, maíz o arroz, para mencionar los más extendidos) no conviven con mucho más que sí mismos. Incluso, sucede esto con la huerta más orgánica del mundo. Las especies animales no solo no son bienvenidas, sino que en los cultivos no orgánicos (la mayoría) son combatidas con biocidas o agrotóxicos (venenos), (...) u otras formas de lucha para evitar la presencia de predadores que ocasionan daños y pérdidas económicas.  (...) Hay mucha gente que se manifiesta diciendo "No a la minería". El lema debería ser “no a la minería que explota recursos y personas de forma desaforada”. Esa gente usa computadoras que no existirían sin los metales que salen de las minas. Me sorprende que no puedan ver más allá.   (...) La naturaleza lleva implícita la muerte. Mezclar sentimientos con la naturaleza no parece muy científico, pero por otro lado está la conciencia humana y la responsabilidad sobre una industria contraminante y atroz. ¿Quién se equivoca? -- Hay errores en los dos bandos. Los ambientalistas creen que los veganos y vegetarianos son meros sentimentales. Por otro lado me preocupa la indiferencia por los animales silvestres y la biodiversidad, no es coherente. 
Quinua, almendras, aguacates, soja   Desde el 2006 a 2011, el precio de la quinua se ha triplicado, llegando incluso a los 3.000 €/Tonelada, o a los 4.000 - 8.000 en las variedades más valiosas - roja real y negra. Por esta razón, en Bolivia, los agricultores han cambiado su dieta, inalterada por más de 5.000 años.    Las almendras de California, responsable del 82% de la producción mundial, es un cuasi-monopolio en constante crecimiento, que ha puesto al estado estadounidense de rodillas por el drenaje de las reservas hídricas. Para producir una sola almendra, se necesita más de 4 litros de agua - y California produce más de 950.000 toneladas cada año. Las repercusiones de la sequía sobre la fauna son devastadoras: más de 4.000 ciervos murieron en un año; alces, linces, zorros, coyotes y osos están tan sedientos que son empujados cada vez más y con mayor frecuencia a zonas habitadas por el hombre. Varias tribus de Nativos Americanos están tratando de salvar el salmón Chinook, un pez esencial para su historia y cultura: lástima que el agua que podría evitar la extinción venga desviada por cientos de kilómetros para ser utilizados en los huertos de almendras. 
Impacto ambiental y social del cultivo de palma de aceite   Cuentan en las pedanías rurales de María la Baja (Colombia) que, hasta hace apenas veinte años, esta era una tierra de abundancia. Este municipio, como otros muchos (...)  permitía la supervivencia de las economías campesinas (...) Entre 1998 y 2003, todo el país sufrió la sacudida del terror paramilitar, que protagonizó escalofriantes masacres y obligó a millones de personas a abandonar sus casas y sus tierras. (...) Muchas volvieron al cabo de unos años y encontraron sus tierras irreconocibles: donde ellos plantaban maíz, yuca o plátano, ya sólo había palma de aceite. (...) Y así fue cómo la palma pasó de ocupar 150.000 hectáreas en 1998 a superar las 350.000 hectáreas en 2008. (...) Desde entonces, para los campesinos, la abundancia se tornó escasez. Un marco legal diseñado a la medida de las empresas, garantiza que así sea en el futuro.
El distrito de Aceh Tamiang, en el norte de la isla indonesia de Sumatra, es una (...) selva tropical de alto valor ecológico donde conviven animales únicos, como el orangután, el elefante o el rinoceronte de Sumatra.  (...) Para los habitantes de Aceh Tamiang, el aceite de palma ha significado mucho más que la pérdida de bosques, ha significado la pérdida de su forma de vida. Tengku Zainah fue una de esas campesinas que decidió cambiar sus campos de arroz y de vegetales por la atractiva palma, cuyos ingresos prometían ser mucho mayores. Durante los primeros años, las promesas se vieron cumplidas y la familia prosperó. Sin embargo, los cambios masivos en el paisaje no tardaron en volverse en contra de la población y en 2006 una gran inundación destruyó buena parte de Aceh Tamiang, incluyendo la plantación y la casa de Tengku Zainah. «Lo perdimos todo, ya nada ha vuelto a ser lo mismo», asegura esta campesina.  


Producciónn de aceite de palma en Camerún
  http://mundonegro.es/expansion-de-la-palma-aceitera-en-camerun/


Precio que se paga a los productores vs precio en el súper: O cambiamos el sistema productivo alimentario, o acabaremos siendo esclavos de las multinacionales en un planeta esquilmado  

(Nota 4) CAP: Coeficiente de Admisibilidad de Pastos 
Por si fuera poca la competencia internacional (cuyos aranceles desaparecerán con la entrada del TTIP), ahora se acentúa la desigual competencia entre la ganadería tradicional y la industrial debido a las novedades que impone la UE para calcular el Coeficiente de Admisibilidad de Pastos. http://www.eldiario.es/clm/medidas-...

Los responsables políticos y técnicos de la Unión Europea, se han acordado (para mal) de los pastores y han impuesto un nuevo Coeficiente de Admisibilidad de Pastos (CAP) que excluye bosques, zonas leñosas y territorios de alta montaña, en los que tradicionalmente pasta el ganado, de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). (...) han denunciado los graves perjuicios de esta exclusión que, entre otras cosas, va acelerar la despoblación definitiva de pueblos y aldeas de montaña. (...) perjudica gravemente a los ayuntamientos y juntas municipales, explica la alcaldesa de Murias de Paredes (León), María del Carmen Mallo. “En Villanueva de Omaña el nuevo coeficiente elimina el 81% de los pastos, en la Senra nos quitan el 88%. Esto supone que nos borran del mapa y que no tendremos derecho a Pago Base de la PAC, con el consiguiente quebranto económico de las explotaciones ganaderas y de las juntas vecinales titulares de estos pastos”.




(...) "la administración es el gran impedimento para dedicarse a la ganadería en este país. Estoy muy decepcionado, no tienen ni puta idea del sacrificio que hay detrás de un kg de chuletas o un queso, de lo que es vivir de una explotación de caprino u ovino. A mi personalmente me han hecho abandonar la actividad de momento, después de tener que tirar la leche ordeñada a mano durante dos meses... todo por el exceso de exigencias absurdas... Pero aun así sigo animando a los que están en el sector y los que quieren empezar..."
  https://www.facebook.com/joan.garciaestelles.5/posts/1146464882165975
Una buena síntesis sobre tuberculosis y estado del caprino: 

Camino del fin del caprino en extensivo en Extremadura. Con el nuevo decreto sobre tuberculosis, las exigencias del mercado capitalista global y la falta de voluntad política para proteger algo que para mi es patrimonio.De aquí en adelante, si alguien quiere vivir de las cabras necesitará una buena nave de donde solo salgan al patio a solearse. Constantes e inagotables fuentes de forraje y piensos concentrados que hagan subir la grasa en la leche de forma artificial. Que la nave esté al pie de la carretera, para que el camión de la empresa que te recoja la leche no tenga problemas de acceso a la hora de llevarse la leche que tanto trabajo cuesta obtener, al precio que marque la demanda de China, o eso te dirán. Buena conexión a la red eléctrica para hacer funcionar toda la maquinaria necesaria (...) que te habrá costado los riñones y unas deudas con los bancos que nunca sabrás si serás capaz de pagar. Cabras de alta producción lechera que jamás sabrán lo que es comer un madroño ni una bellota ni beber de un río. Un mínimo de 500 para poder mantener la producción constante e inalterable (...). 

Lo que viene siendo la conversión de la cabra en la vaca lechera de este siglo. (...) Y la sierra quedará para otro tipo de ganado, el ganado silvestre. Ese que no hay que sanear, que no necesita guías ni libro de explotación ni de medicamentos. Quitaremos los careas, quitaremos los mastines, igual que quitamos las mulas y los bueyes cuando llegó el tractor. Y ya sólo seremos la sombra de los antiguos pastores y cabreros. Un triste sombra para mí. Dejaremos a un lado la "esclavitud" dulce de nuestras jefas, las cabras, para ser esclavos del banco, de las administraciones y de las deudas. Y poco a poco, si queréis ver alguna cabra, tendréis que mirar dentro de una nave. Todo esto mientras la península arde sin control.
https://www.facebook.com/alvarogarciariomiranda/posts/10155813120378844

La GANADERÍA EXTENSIVA es la forma más eficaz de prevenir INCENDIOS porque controla la vegetación a tres alturas diferentes, desbroza el monte de forma natural, permite conservar infraestructuras vitales para la prevención y extinción de incendios como caminos, puntos de agua o casetas; contribuye a fijar población en las zonas rurales, y por otros motivos que se explican en el vídeo. Sin embargo, en la última década el censo de ovino en España ha perdido más de 6 millones de animales, por lo que, si no ponemos remedio a tiempo, el número de incendios irá a más.
  http://mallata.com/?p=1571
En las Jornadas organizadas por Red Rural Nacional (RRN) y Ministerio de Medio Ambiente, Oscar García veterinario rural segoviano independiente, cuya ponencia iba a ser "Visión crítica de las campañas de saneamiento en GANADERÍA EXTENSIVA" es excluido de la ponencia a última hora y sin explicaciones y sustituido por un veterinario de la administración.
  https://www.facebook.com/GanaderasenRed/posts/747192905466230




(Nota 5) Evolución de la cabaña ganadera en España

En 1950 había en España casi 17 mill de ovejas, y hoy unos 15 mill. Casi 5 mill de cabras, y hoy unos 2,7 mill. También había 2.5 mill de equinos (caballos, mulas, asnos y camellos).
En 1980 había 4 mill de vacas y hoy hay 6 mill. En 1980 había 7 mill de cerdos y hoy casi 27 mill, aunque el 61% de esa producción es para exportar y la gestionan grandes multinacionales.
  http://www.mapama.gob.es/es/estadistica/temas/ 
De éste enlace no he sacado datos, pero me encantan la publicidad retro :)
  http://www.mercasa.es/files/multimedios/1456938010_Alimentos_con_historia_carne_de_ovino_y_caprino.pdf 




(Nota 6)  El documental "Cowspiracy", obvia que la ganadería es mucho anterior a la existencia de la producción industrial, en éste documental ni la ganadería tradicional ni el medio rural existen, y da por sentado que la única manera de alimentar un animal es como lo hacen las multinacionales. 
Me resulta muy difícil digerir tanta ignorancia. Mejor que hable  Alejandro Moruno Danzi: 
(…) esta entrada supone un análisis y una crítica (…) a una determinada postura que se refleja en el famoso documental Cowspiracy, y no una crítica a todo el veganismo. (…) el documental, (…) basado, principalmente, en un estudio groseramente mal diseñado, "La larga sombra del ganado", de la FAO, que ya ha sido rebatido, (…) como admite las propias Naciones Unidas.  Compara las emisiones de toda la industria de la carne, contabilizando tanto directas como indirectas, (…) cosa que no hace con el transporte, donde se miden sólo las emisiones directas procedentes de la quema de combustible en el motor, y no la extracción de combustible, su transporte, la producción de vehículos, etc. (…) concluyendo en falso, que “el ganado produce más emisiones de efecto invernadero que el transporte”(…). Además, no están nada claras las cifras de emisión de metano del ganado (…) no es algo que sea fácil de medir y varían bastante respecto al mencionado estudio de la FAO (...) distintos tipos de alimentación para ganado y su relación con la fermentación entérica (digestión), que es lo que produce el gas metano. (…) algunos cereales, como el maíz, o algunos suplementos de ácidos grasos, disminuye la fermentación entérica de los rumiantes (…) Por otra parte, hay una gran diferencia entre las emisiones de NO2 y CH4 provenientes de los desechos y purines de la ganadería intensiva, el agua que consume y los acuíferos u océanos que contaminan, y los desechos en ganadería extensiva, que no tienen el mismo impacto (...). cuando se tiene en cuenta la capacidad de retención de CO2 por parte de los campos de pastoreo según el tipo de ganadería que se use (...), el impacto de la ganadería es bastante menor. Tampoco se mide la capacidad (...) de prevenir incendios retomando el pastoreo, la pérdida de abono animal por la gestión industrial de purines, etc. (…) El tipo de ganadería extensiva, integrada con cultivos en el ecosistema, es también beneficiosa para la bio-diversidad, el desarrollo de la cadena trófica, la movilización de semillas, mejora de acuíferos y la prevención en la degradación de tierras, contribuyendo a la captación de CO2, siempre que estas tierras no procedan de la tala de bosques, claro. (…) una dieta basada en vegetales puede tener más impacto medioambiental que comer carne orgánica de producción local si se trata de alimentos kilométricos, transportados desde la otra parte del planeta, y producidos en monocultivos intensivos industriales fuertemente ligados a agro-tóxicos contaminantes. (…) algunos con el sello “ecológico” (…) “Se calcula que la comida viaja de media unos 5 mil km, (…) también piensos para ganado que desplazan otros cultivos para consumo humano, lo cual sería otra razón a la hora de elegir el tipo de ganadería que se consume y como ha sido alimentada. (...) Es alarmante que se diga en el documental (...) que con la dieta vegana se puede se pueden obtener todos los nutrientes necesarios. (...) Todas las sociedades veganas y nutricionales serias, como la U.V.E., advierten que con este tipo dieta es imprescindible tomar suplementos de vitamina B12. (…)

Ni una palabra de los mencionados alimentos kilométricos o una agricultura adicta al petróleo, nada de evitar el uso masivo de fertilizantes, pesticidas y herbicidas. Nada tampoco de evitar el monocultivo intensivo y aumentar la biodiversidad y resiliencia de nuestros ecosistemas al hacerlos más complejos. Nada de transicionar hacia otras formas más sostenibles de agricultura (…). Se suele afirmar (…), que el hambre y la desigualdad alimentaria en el mundo se produce por destinar parte de los cultivos para alimentar al ganado, algo que es, como poco, tendencioso. Si bien es cierto que gran parte de las tierras cultivables se destinan a producir piensos, obviar las verdaderas causas, no ayuda a solucionar ningún problema. (...) tienen sus raíces en la política, en los tratados de comercio, (…) y en el oligopolio de un puñado de multinacionales de la Industria alimentaria (...). Por tanto, incluso en un mundo completamente vegano seguiríamos teniendo unas desigualdades alimentarias muy parecidas (...). No se producen alimentos para dar de comer a la gente sino, para la rentabilidad corporativa y financiera de unos pocos. Obviar esta dimensión del problema es dar una información sesgada cuando se habla de hambre en el mundo o desigualdad alimentaria. (…).

Además, es triste no pensar en soluciones más allá del plano individual, de los hábitos personales, de la lógica corporativa y financiera de consumidores que cambian el mundo comprando distinto o comiendo distinto, sin buscar culpables ni responsabilidades políticas; no hay política, sólo mercado, y todos somos culpables por igual, cuando eso no es cierto.  Es decir, la misma lógica individualista que nos ha traído aquí. (…) Se suele decir que comprar es un acto político, y en cierto modo lo es, pero su alcance suele ser bastante limitado. Y es que, en realidad, es al revés; es la política la que determina el tipo de consumo, (…) más barato cuanto más insano (…) condena sanitaria para las rentas más bajas (…) por culpa de una legislación ineficaz y la presión de los lobbies alimentarios.  No obstante, es imprescindible tener unos hábitos responsables y racionales, pero para conseguir que eso sea algo generalizado y que tenga un impacto real, hay que recurrir a la acción política, empezando por la difusión, promoviendo el reparto de riqueza y un cambio de paradigma productivo y económico. Es la acción política la que tiene mayor capacidad transformadora frente a una capacidad limitada y puntual del consumo, al no haber libertad de elección real y menos si se tiene un presupuesto ajustado.

(Nota 7)   Falsos Mitos del Veganismo.
(…) la extendida idea en occidente de que el budismo obliga al vegetarianismo, es falsa. (…) en la mayoría de templos budistas se come carne    (…) El dogma vegetariano occidental de que la sociedad se hará justa y pacífica cuando la gente deje de comer carne, lleva miles de años demostrando ser falso. En la India el matrimonio forzoso y la compra-venta de novia son prácticas tradicionales a las que no se han sustraído las castas vegetarianas.   (…) No se puede llamar “explotación” a unas condiciones dignas de vida de un animal, sea cazado por un jaguar o por un indígena del Amazonas. (…) Sin depredadores, se rompería el equilibrio ecológico, los árboles desaparecerían devorados por herbívoros al poco de germinar la semilla.    (…) La oposición vegana al uso de lana se sustenta en el hecho mismo de hacer nacer a un animal adjudicándole como finalidad satisfacer intereses humanos, decidir cuándo nace, cuándo muere y seleccionarlo genéticamente conforme a necesidades productivas se considera igual que hacerlo con seres humanos.     (…) contra de consumir leche de vacas estabuladas, consideran que apropiarnos de su leche para nuestros intereses es explotación y divulgan que quitamos su leche a un ternero(…) No es cierto. Las variedades lecheras de vaca (y otros rumiantes, como cabras, etc) han sido seleccionadas durante miles de años para producir leche en excedente que alimentara al ternero y a la familia que cuidaba la vaca siendo la base del sustento de muchas culturas en el mundo.     El objetivo es demonizar la ganadería ecológica y tradicional.  (…) La falsa afirmación de la necesidad de quitarle su ración de leche a un ternero parece realizada no sólo desde la ignorancia sino desde el ánimo de acorralar a (...) la ganadería tradicional, (,,,) imprescindible para la supervivencia en muchos países no sólo por su aporte nutricional sino por la utilización de animales para el transporte y el arado.     (...) El ataque no es sólo moral rebajado a la bajeza de "cada vez que tomas leche matas a un ternero", es un ataque de clase acomodada y consumista de modas a las formas tradicionales de vida que se resisten a la globalización y la negación de la importancia que tuvo la ganadería en el desarrollo de la agricultura. El ser humano pudo dedicar gran cantidad de tiempo y energía a las tareas agrícolas porque disponía de leche, carne y huevos proporcionados por el ganado (además de arar con éste), invirtiendo menos tiempo en la caza y dedicándolo a otras áreas como las ciencias.     (…) No se nace sabiendo, aprendemos en función de las posibilidades que ofrece el entorno y la disposición personal. Hay niños de barrios urbanos que no saben que la leche viene de las vacas(…) la desconexión de la sociedad urbana de la naturaleza nos da una medida de las deficiencias del sistema educativo, se ha de abordar el analfabetismo ambiental igual que se aborda el tecnológico.    (…) El veganismo se asienta en el analfabetismo ambiental ampliamente extendido en la sociedad urbana     (…) Divulga una imagen falsa del sistema de “explotación” como si la vegetal y la animal fueran por separado, el bien y el mal.
Hace más de 12000 años, ya se practicaba el pastoreo: 
Vegana por 20 años, ahora se da cuenta que serlo no salvará al mundo. En efecto. Ella es Lierre Keith autor del libro The Vegetarian Myth, profanación de la "bondad" del veganismo. A partir de 6 mitos.




(Nota 8) "No toques las crías, los huevos ni los nidos -decía mi abuela-, que luego la madre los aborrece".               
Ejemplos varios de ignorancia urbanita:  Los responsables del Parque Nacional de Yellowstone informaron de que habían tenido que sacrificar a una cría de bisonte (...) que una semana antes unos visitantes habían introducido en la parte trasera de su vehículo «porque pensaban que tenía frío». Después del incidente, el pequeño bisonte «Mostraba una conducta peligrosa, aproximándose continuamente a los visitantes y a los coches. Parecía como si se hubiese acostumbrado al contacto con los humanos. Además, su madre lo había rechazado y la manada lo había abandonado».  Al menos cinco turistas fueron heridos el año pasado por algún bisonte al acercarse demasiado para tomarse «selfies».  

Cría lactante de delfín aparece viva en una playa de Mojácar. Cientos de personas se abalanzan sobre ella para tocarla y hacerle fotos. Finalmente el animal ha muerto antes de que pudiéramos
 socorrerlo.https://www.facebook.com/asociacionequinac.org/posts/1480068602042371



(Nota 9)  Antiespecismo y Ecología.  
Frente al principio comunitarista de la Ecología, surge, en la época de la postverdad, el Antiespecismo, que aplica a nuestra relación con el ecosistema, la misma filosofía que aplican este tipo de "luchas" a todo lo demás: el individualismo.
Catia Faria, antiespecista, explica porqué el antiespecismo ni es ni quiere ser ecologismo. 
"(...) Si desde el antiespecismo se sostiene que los animales deben ser tenidos en cuenta porque pueden sufrir y disfrutar, desde el ecologismo se defiende que las entidades moralmente valiosas son, no los individuos sintientes, sino el conjunto de las entidades biológicas, como las especies o los ecosistemas. (...) Por ejemplo, para erradicar especies invasoras en un ecosistema, los ecologistas introducen predadores autóctonos.   Este tipo de intervenciones en la naturaleza colisionan de forma evidente contra los intereses de los animales no humanos involucrados. A pesar de ello, su justificación se sigue directamente del razonamiento ético de tipo holístico, característico del ecologismo: el bien de los ecosistemas deberá ser perseguido como un fin en sí mismo, que prevalece sobre el bienestar de sus miembros." 



(Nota 10)  Árboles huérfanos en la cuidad y plantas de cultivo sordomudas. Los sentidos de las plantas: Formas de percepción y comunicación. 
Las plantas, a su manera, tienen -sentido de la vista-: determinando la relación entre la luz roja y el infrarrojo cercano, las plantas saben si hay otras plantas a su alrededor. Tienen también -sentido del gusto- que desarrollan por medio de sus raíces, que les permite conocer la fuerza de otras plantas o a que distancia se encuentran, y dependiendo de esta información, saben hasta qué punto disponen de nutrientes y agua y así programan su desarrollo. Además tienen -sentido del olfato-, ya que son capaces de percibir diferentes tipos de sustancias, entre ellas el etileno, que les informa de que hay otras plantas cerca. Otras sustancias, segregadas por encima o por debajo del suelo, les permiten -alertarse entre ellas- de amenazas como insectos u otros animales. Una vez alertadas, las plantas de alrededor fabricarán también dichas sustancias para ir pasando el aviso. 
Los árboles pueden distinguir las raíces de otras especie e, incluso, de los diferentes ejemplares de su misma especie. Tienen relaciones sociales: no tratan por igual a todos los demás árboles, sino que eligen a sus amigos. A través de las raíces los progenitores entran en contacto con sus retoños y les proporcionan azúcar y otros nutrientes (podría decirse que los árboles bebé son amamantados). Las plantas también -se comunican- bajo la superficie -con otros organismos-, cuando no disponen de suficientes nutrientes para alimentarse, realizan llamadas de auxilio a ciertos hongos y bacterias, consistentes en la segregación de pequeñas cantidades de ciertas sustancias a las que estos microorganismos responden liberando nutrientes, a cambio de lo cual reciben azúcares de alto contenido energético.  
Estas redes forman el conjunto de finos hilos de hongos denominados micelio que une a las raíces de al menos dos plantas, que se produce en todos los principales ecosistemas terrestres. (...) Un bosque es un superorganismo, como un hormiguero. 

El neurocientífico Greg Gage realizó un experimento que muestra que las plantas pueden contar y “pensar”. (...)   https://www.lagranepoca.com/ciencia-y-tecnologia/explorando-enigmas/208672-las-plantas-pueden-contar-la-creciente-evidencia-de-que-las-plantas-tienen-consciencia.html



El Tajo, el río más extenso de la Península Ibérica atraviesa su peor crisis, como consecuencia de la polítca de trasvases, los innumerables sondeos, la sequía y la contaminación a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera. 
http://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2017/08/08/5988a16c22601de5638b45ae.html 

Ya desde su proyecto el trasvase es un completo disparate porque cogen el agua de la cabecera en lugar de hacerlo de la desembocadura, secando así el río. 

Es un disparate porque cuando se proyectó llovía en cabecera hasta 1400 hectómetros cúbicos y decían que de ellos se llevarían 600 a Murcia, pero lo que hoy cae del cielo no pasa de 600 y prácticamente se llevan todo el caudal, dejándonos sólo las cascarrias de Madrid.
http://lamejortierradecastilla.com/el-tajo-disparate-nacional/
El hábitat único del Parque Natural de Doñana, tiene los días contrados debido a los sondeos https://elpais.com/ccaa/2012/07/29/andalucia/1343582901_278762.html
¿Qué ocurre con el agua en la cuenca del Segura? ¿Qué irregularidades se cometen? ¿Puede esta zona ser autosuficiente y vivir sin el agua del Tajo? ¿Es necesario el trasvase Tajo-Segura? ¿Existen desigualdades y privilegios en el acceso a este recurso?
"Todos conocemos en esta zona que hay unas personas a las que se les dice ‘los conseguidores’. Cuando a alguien se le llama así es porque consigue algo que normalmente, y por el cauce reglamentario, nadie lo consigue. Solo son capaces ellos. De hecho cobran comisiones altísimas, supuestamente. Pero todos sabemos que hay riegos establecidos que son ilegales”.
“Cuando vas para Murcia ves regadíos que antes no existían y que tienen agua, cuando tú, ahí en tu tierra ves que la gente no la tiene. Las plantaciones de leñosos se nos están secando porque no disponemos de ese agua mínima para poder mantenerlo cuando en otras zonas están ampliando regadíos además intensivos. Creemos que debería haber un estudio en condiciones y distribuir el agua, equitativamente. Lo único que pedimos es equidad. No queremos más que nadie, queremos solo equidad, que se nos dé el mismo trato que a todos los demás”. http://m.greenpeace.org/espana/es/high/Blog/los-rostros-de-la-trama-del-segura/blog/60081/?&years=5
Contaminación de ríos y acuíferos por purines: (...) Siete subcuencas del río Ebro terminan el año hidrológico en situación de alerta o emergencia. Se da la circunstancia de que la proliferación desmesurada y descontrolada del porcino intensivo en Aragón conlleva un agravamiento de la contaminación (...) por purines en la cuenca del Ebro: 11 ríos y 36 acuíferos se encuentran oficialmente contaminados por nitratos o a punto de estarlo. Entre las zonas contaminadas, auténticas joyas como la laguna de Gallocanta o el propio Delta.


Las toxinas procedentes del estiércol y de los fertilizantes que se vierten en las vías fluviales están acentuando la inmensa y dañina proliferación de algas que crean tramos en los que falta oxígeno en el golfo, en los Grandes Lagos y en la Bahía de Chesapeake. (...) Se espera que esta semana la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica anuncie la mayor zona muerta jamás registrada en el Golfo de México, una extensión de agua cuyo tamaño casi equivaldría a dos veces el del País Vasco.
http://www.eldiario.es/theguardian/Deforestacion-calentamiento-fallando-industria-carnica_0_671583179.html

(Nota 12) El ciclo del CO2:
Las Plantas extraen el carbono de la atmósfera. Son autónomas, baratas y funcionan con energía solar. Cuando mueren, los insectos, microbios y hongos, procesan las moléculas vegetales, sometiéndolas a diferentes reacciones químicas, a medida que pasan a través de una compleja red alimentaria. Si el suelo está sano y equilibrado, tanto química como biológicamente, el resultado final son ladrillos microscópicos de carbono estable, que forman la base de un suelo fértil.
Cuando de lo que se trata es de sanar el suelo, capturar carbono, generar biodiversidad y producir alimentos saludables el pastoreo de alta carga instantánea es la solución más natural.
No comprender ésto, implica caer en el círculo vicioso de la degradación de suelos, el envenenamiento del ecosistema y la dependencia química.
La importancia de los árboles.
El suelo como sumidero de CO2

Los suelos del mundo sostienen más carbono orgánico que el almacenado por la vegetación y la atmósfera en forma de CO2 


(Nota 13) Principales marcas comerciales para mascotas de fabricantes multinacionales: 
****Purina, Purina One, Nido, Friskies, Dog Chow, ProPlan, Gourmet, Purina ProCare, otros: NESTLÉ S.A.
****Eukanuba: PROCTER & GAMBLE 
****Hill's Pet Nutrition: COLGATE-PALMOLIVE
****Pedigree, Whiskas, Royal Canin: MARS
****Antiparasitarios y complementos: JOHNSON & JOHNSON

ONGs y Fundaciones de los fabricantes conciencian sobre los derechos de las mascotas
Volver al artículo


(Nota 14) La solución de los inversores al problema ético: Carne sintética producida en laboratorio.
(...) La carne sintética ha crecido célula a célula en el laboratorio a partir de células madre extraídas del músculo de un animal vivo. Cada célula da lugar a mil millones, que se organizan formando tejido muscular. Se nutren con azúcares, ácidos grasos, proteínas, que pueden extraerse de cultivos de algas. Con impulsos eléctricos se estimula la protocarne para densificarla, como si fuera un gimnasio in vitro.
Nunca ha formado parte del cuerpo de un animal. No ha pasado por el matadero. Es “ganadería limpia”, subraya la empresa que la fabrica, Memphis Meats. Quieren empezar a comercializarla en 2021. Fabricar la hamburguesa de la retransmisión mundial costó más de 250.000 euros, que invirtió Sergey Brin, cofundador de Google. 


Publicado originalmente en Facebook en Julio de 2016




"Si nos dejamos llevar hacia una cultura única, mundial, genérica y amorfa, 
no sólo se reducirá el rango de la imaginación humana a un modo de pensar estrecho, 
sino que un día nos despertaremos como de un sueño habiendo olvidado incluso que existieron otras posibilidades". 
Margaret Mead