domingo, 8 de marzo de 2020

Ningún niño sin pueblo, Ningún pueblo sin niños!

Decálogo de derechos rurales de los niños.
FADEMUR impulsa la campaña Ningún Niñ@ sin Pueblo.
Se trata de crear puntos de encuentro entre la infancia urbana y los pueblos.
La campaña pretende impulsar "que todos los niños, vivan donde viva, tengan derecho a un pueblo".

La campaña visibiliza que el 80 por ciento de la sociedad "vive a una velocidad impuesta" 
que ha "aparcado" a la otra parte del territorio, 
que son los pueblos, que tienen "otro ritmo". 
"No somos peores, somos diferentes.
Los niños en el mundo rural "no dependen de si sus padres salen pronto de trabajar para ir a jugar",
 "tienen vida propia, toman sus propias decisiones y participan en las tradiciones".
"Los pueblos son lugares donde los niños eligen dónde jugar".

En su lucha contra el despoblamiento, las mujeres rurales de FADEMUR han sumado alianzas para lanzar una campaña que combate, por un lado, el envejecimiento de los pueblos y, por otro, la creciente brecha entre la sociedad urbana y la rural. 
¿La clave para conseguirlo? La infancia.

La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales, FADEMUR, ha aprovechado la celebración hoy del II Encuentro de Emprendedor@s de Ruraltivity para lanzar una campaña que aborda el problema del reto demográfico en los pueblos desde un punto de vista innovador: crear un punto de encuentro entre la infancia urbana y los pueblos.

Bajo el nombre «Ningún niñ@ sin Pueblo», la campaña pretende dar la oportunidad a todos los niños de tener un conocimiento y contacto real con el medio rural. «Es sobre todo durante la infancia cuando es posible desarrollar el vínculo con el medio rural. Un vínculo imprescindible para amarlo durante el resto de la vida», ha explicado Marta Corella, impulsora de la campaña y alcaldesa de Orea, el primer pueblo vinculado a este proyecto.

«Ningún niñ@ sin pueblo» pondrá en contacto a los pequeños municipios rurales con espacios de la infancia, como colegios y asociaciones, para desarrollar una relación virtual y física entre ambos a través de diferentes actividades.

Decálogo de derechos rurales de los niños
El estreno de la campaña ha incluido el lanzamiento del primer Decálogo de Derechos Rurales de los Niños y Niñas.
    Todos los niños tienen derecho a tener un pueblo,
    Todos los niños tienen derecho a disfrutar del medio rural,
    Todos los niños tienen derecho a tener un vínculo con el medio rural,
    Todos los niños tienen derecho a vivir en la naturaleza,
    Todos los niños, rurales y urbanos, tienen derecho a conocerse y relacionarse,
    Todos los niños tienen derecho a conocer la historia y cultura del medio rural,
    Todos los niños tienen derecho a disfrutar de un medio ambiente sano,
    Todos los niños tienen derecho a estar comprometidos con los ODS para contribuir a una sociedad más justa y sostenible,
    Todos los niños tienen derecho a saber que el futuro dependerá del cuidado de la naturaleza,
    Todos los niños tienen el derecho a defender el medio rural.

La campaña, que nace para impulsar "que todos los niños, vivan donde viva, tengan derecho a un pueblo". Los niños en el medio rural "son libres, toman decisiones y no son apéndices de un adulto".

"Qué miopes estamos para pensar que los niños donde mejor están es en la ciudad. Esta campaña nace hoy aquí para impulsar que no quede ni un niño que no sepa lo que come", ha manifestado Corella.

Para la emprendedora rural, los pueblos "no son lugares decrépitos, envejecidos, masculinos". "Los hemos convertido en esto pero no lo son, son lugares de maravillosas oportunidades, son lugares únicos para la infancia", ha dicho.

En este sentido, ha asegurado que en los pueblos los niños "interiorizan el ritmo de la naturaleza" y que conocen la naturaleza "porque conviven con ella". "Viven momentos únicos y auténticos. Los pueblos son lugares únicos y auténticos, donde se comparte y se crea", ha indicado.

La campaña visibiliza que el 80 por ciento de la sociedad "vive a una velocidad impuesta" que ha "aparcado" a la otra parte del territorio, que son los pueblos, que tienen "otro ritmo". "No somos peores, somos diferentes", ha sentenciado Corella.

"La creatividad forma parte de nosotros, los pueblos son lugares creativos por naturaleza. Los niños laten al ritmo de las estaciones sin depender del horario laboral que tienen los padres", ha explicado.

En este punto, la emprendedora ha añadido que los niños en el mundo rural "no dependen de si sus padres salen pronto de trabajar para ir a jugar" y que "tienen vida propia, toman sus propias decisiones y participan en las tradiciones".

"Los pueblos son lugares donde los niños eligen dónde jugar, no son patios de recreo envueltos en rejas", ha concluido Corella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión impota. Danos tu Opinión.